“LA PROTAGONISTA DE MI HISTORIA”

Actualizado: 1 de abr de 2019


“Cuando por fin aprendí a amarme, pude encontrar la fuerza que llevaba adentro y desde ese entonces, me siento imparable” Adry


Que emoción tan grande siento al llegar a esta última parte de nuestra serie sobre la AUTOESTIMA; la emoción que siento es porque creo que el hecho de que estés acá leyendo, ya significa que tú has querido hacer y estás haciendo algo por llevar tu autoestima a otro nivel.


Después de haber hecho esta serie en donde hacemos una retrospección en nuestra vida, para encontrar en donde estuvieron sembradas esas semillas que nos marcaron dejándonos heridas y robándonos nuestro derecho genuino y único a la autoestima, heridas que hoy en día no nos dejaban amarnos, respetarnos, ni creer en nosotros como deberíamos hacerlo. Una vez que pudimos identificar esas heridas y determinar qué tipo de ayuda necesitamos para sanarlas, en el post anterior entramos a una “Cirugía Perfecta” la cual no nos hizo más delgados, ni nos aumentó el tamaño de ninguna parte física o externa de nuestro cuerpo, pero si nos implantó nuevas semillas de amor propio, respeto, dignidad, aceptación, y confianza, entre otras. Esta cirugía nos aumentó sin límite de tamaño nuestro nivel de seguridad, nuestra capacidad de creer en nosotros, nos extrajo todo lo tóxico que hubiéramos podido tener, nos eliminó el desprecio y el auto sabotaje que nosotros mismos nos causamos, nos inyectó una sobredosis del verdadero valor que tenemos, nos dejó claro que nosotros no solo somos cuerpo, sino que somos alma y espíritu y que por lo tanto, nuestro valor no está en una talla de vestido, en una forma de cuerpo establecida o en un número de kilos o libras ideales.


El amarnos a nosotros mismos suena fácil, pero muchas veces hacerlo real no tanto. Yo entendí que lo que necesitaba operar era mi mente y mi corazón, pues yo tenía que entender y encontrar la verdadera fuente de mi valor, así que una vez entendemos esto, estamos listos para brillar, para que el mundo entero vea esa luz que sale de ti, desde adentro, desde tu alma, desde tu corazón, desde tu mente. Ha llegado el momento de la cosecha, ha llegado el momento de ser “LA PROTAGONISTA DE TU HISTORIA”.


Cuando tú logras amarte tanto y llevar tu autoestima a otro nivel, vas a poder recoger muchos frutos, vas a poder darte cuenta de que los límites no existen para alguien que se ama y se valora tal y como es, vas a descubrir la fuerza, la entereza, la capacidad de soñar, vas a darte cuenta que si antes otras personas o las circunstancias eran quienes dirigían tu vida, tu carácter y tu personalidad, llegó el momento de tomar las riendas de tu vida y ser tú y únicamente tú la protagonista de ella, eso sí, nunca olvides que de la mano del creador, TODO va mucho mejor…hoy te quiero contar sobre los 4 frutos que yo ví hacerse realidad en mi vida una vez recuperé mi autoestima, acá van:


1. AUTOPROTECCIÓN

Cuando tú tienes un diamante o cualquier objeto de mucho valor, buscas por sobre todas las cosas mantenerlo a salvo, es decir, no lo llevas a cualquier lugar si consideras que corres el riesgo de perderlo, tampoco vives prestándolo a todo el mundo, pues piensas que nadie podría cuidarlo como tú; además no es algo para que ande de mano en mano; pues bien, eso mismo pasa cuando descubres y entiendes tu valor, empiezas a crear una cerca protectora alrededor tuyo, en donde no cualquiera se puede acercar, comienzas a entender que quien no logra valorar la persona que tu eres no debe estar cerca de ti, pues básicamente quien se pierde de ti, de tu presencia, de tu compañía, de tu tiempo, de tus conversaciones, de tu risa, de tus lagrimas, entre muchas cosas más, es esa o son esas personas (aplica para amigos, familia, parejas, etc.) y el entender esto te lleva a entender, que las personas que estén en tu vida, son quienes verdaderamente te aman, pero sobre todo quienes verdaderamente han entendido cuanto vales…con esas personas y con las nuevas que lleguen que te sepan valorar, con todas esas QUÉDATE.


Hay un verso en la biblia que dice:

“sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida” Proverbios 4:23


El rumbo de nuestra vida, determinado por cuidar nuestro corazón, increíble lo que entender esto puede traer a nuestras vidas. Si te das cuenta el verso no dice que Dios cuidará tu corazón, o que tus padres lo harán, Nooo, dice “CUIDA TU CORAZÓN”, esto quiere decir que solo en ti está la capacidad de cuidarlo; entonces, la pregunta sería: ¿Cómo cuido mi corazón?, bueno yo encontré que para mí la respuesta fue: con mis decisiones… Siii las decisiones son las que marcan una diferencia en nuestras vidas y las que nos llevan a distintos caminos, ¿Qué voy a dejar que alimente mi vida?, ¿A quién le voy a entregar mi corazón?, ¿En qué lugar soy amada?, ¿A quienes voy a amar?, ¿Qué palabras tienen poder en mí?. De este modo, cada vez que tu corazón anhele algo o quiera tomar un nuevo rumbo, analiza muy bien cada decisión que vayas a tomar y si alguna te lleva a exponerlo, a ser lastimado, a ser maltratado o abusado, por favor, DECIDE CUIDARLO nunca olvides que él determina el rumbo de tu vida y hay decisiones que una vez tomadas, son muy difíciles de reversar.


Cuídate como nadie más lo hará por ti, corta todo lo que te destruya, todo lo que te reste, todo lo que te dañe o lastime, esto no significa llenarte de temor y no vivir para que no te lastimen, solo significa que tantees bien cada terreno, en cada área de tu vida, antes de entregar tu corazón, ya sea en un proyecto, una relación sentimental, una nueva amistad etc.


Decide protegerte, cuidarte, amarte, en todos los aspectos de tu vida, en tu interior y también en tu exterior, nunca olvides tu valor!


2. RESILIENCIA

En la vida muchas veces llegaran las crisis, tragedias, pérdidas, problemas, conflictos y demás momentos difíciles y duros, pero cuando tu ya te has pesado y conoces cuanto vales, entonces logras despertar en ti, esta maravillosa acción de re significar lo vivido, de levantarte a pesar de, de seguir adelante y transformarte.


Sé que este término está de moda y me encanta que esté de moda pues realmente la resiliencia es algo que todos deberíamos tener. Ustedes ya saben que me encanta buscar definiciones, así que acá va la de esta maravillosa palabra:


"La resiliencia es la capacidad de los seres humanos para adaptarse positivamente a situaciones adversas”[1]

“La Resiliencia viene del término latín resilio, «volver atrás, volver de un salto, resaltar, rebotar”[2]

“La palabra resiliencia designa la capacidad del acero para recuperar su forma inicial a pesar de los golpes que pueda recibir y a pesar de los esfuerzos que puedan hacerse para deformarlo. La palabra proviene del latín resalire, "saltar y volver a saltar", "recomenzar".[3]


En un inicio la resiliencia se interpretó como si fuera una condición innata, pero después fueron identificando que no se basaba únicamente en los factores individuales, sino también en los familiares, sociales, comunitarios y culturales. Esto me hizo recordar que con la autoestima pasa lo mismo, si recuerdan en el primer post “Más allá del espejo” hablamos del derecho a la autoestima con el que todos nacemos, es decir viene innata en cada uno de nosotros, bueno pienso que la condición de ser resilientes también es así, pero también veo que al igual que la autoestima, en nuestra vida empiezan a influir factores (familiares, sociales, comunitarios culturales) que nos van influyendo para mal, robándonos estas condiciones maravillosas de auto amarnos y de poder levantarnos con más fuerza cada vez que venga un problema.


En mi caso, yo he conocido el verdadero significado de esta palabra en los últimos dos años de mi vida, yo sentía que había logrado superar momentos difíciles y sobre todo sentía que había aprendido bastantes cosas en años pasados, pero creo que nada se compara con lo que he aprendido y crecido en este último tiempo.


Para los que me leen por primera vez, me refiero a la crisis más dura de mi vida que fue mudarme a otro país y seguido de esto divorciarme.


Aunque considero que la resiliencia y la autoestima tienen en común lo que les expliqué arriba, estoy más que convencida que para poder ser resilientes primero debemos recuperar nuestra autoestima.


Yo hoy en día me considero una mujer que aprendió de su proceso, que pudo adaptarse a las situaciones adversas positivamente, que pudo recomenzar su vida, es decir, me considero una mujer resiliente; pero estoy convencida de algo, y es que yo no hubiera podido hacer esto sin antes haberme amado, yo creo que para que tú puedas pararte frente a las situaciones de tu vida y gritarles: “acá estoy y no me van a destruir, si me tumban me levantaré y si me vuelvo a caer, aprenderé y me hare más fuerte”. Para poder hacer esto necesitas primero haberte pesado y haber descubierto el gran valor que hay en ti, necesitas primero amarte con locura y creer en ti, necesitas haber recuperado tu AUTOESTIMA o lo que es mejor, haberla llevado a otro nivel, a ese nivel en donde se encontrará con la RESILIENCIA y allí ambas sabrán, que juntas son el MEJOR EQUIPO.


La resiliencia es uno de los mejores frutos, producto de haber trabajado en tu autoestima. Te puedes dar cuenta que por lo general las personas que más dificultad tienen para superar las adversidades o sobreponerse a las circunstancias difíciles, son personas que su autoestima es muy baja y por lo tanto ni siquiera llega a sus mentes la idea de transformarse o de aprender algo de los problemas, así que sigue trabajando en tu autoestima pues en esa medida la resiliencia llegará para nunca más volverse a ir.


“La resiliencia, la resistencia, solo es posible si tenemos ese sentimiento interno de dignidad valor y amor llamado autoestima.”


3. EMPODERAMIENTO

Bien, una vez que te amas, te aceptas y te respetas (autoestima), aparte de que el sentirte así te llena de todo lo que necesitas para adaptarte positivamente a las dificultades y salir adelante (resiliencia), surge también una fuerza que cuando te caíste te hizo levantar con más energía, con más ideas, con más sueños, con mas empuje, con más valentía; una fuerza que hará que cada vez que te quieran tumbar sea más difícil, porque si algo surge de una persona cuando conoce y reconoce su valor en los momentos malos y en los buenos, eso es: el empoderamiento.


Me gustó esta definición que encontré: “Empoderamiento se refiere a la capacidad que tienen las personas, en situaciones de vulnerabilidad, para lograr una transformación con la cual deje de ser objeto de otros y consiga ser LA PROTAGONISTA DE SU PROPIA HISTORIA.[4]


¿Te habían dicho que no soñaras?, ¿Te dijeron que no podías?, ¿Te dijeron que no servías? Dime cuánto te amas y crees en tí, y te diré todo lo que podrás hacer.


Yo quiero decirles, que yo tuve que erradicar de mi vida muchas mentiras y semillas negativas que tenía en mi, yo tuve que aprender a volver a creer en mi, a ver mis cualidades, mi valor y mi amor propio; es más, creo que ya saben que siempre les escribo desde mi alma, que el escribir esta serie sobre autoestima, fue reafirmar primeramente en mi, el trabajo diario que debemos hacer para amarnos y seguir amándonos cada día, el trabajo diario por no volver a creer ni una mentira más sobre nosotros mismos. También quiero decirles, que como les hablaba en la serie sobre “crisis”, hoy no me arrepiento de nada de lo vivido, hoy doy gracias a Dios por cada proceso, porque indudablemente cada obstáculo me hizo más fuerte, cada verdad me hizo ser libre, cada caída me dio una gran lección, y hoy me siento inmensamente feliz de haberme amado, de haberme enamorado de mi misma, de haberme empoderado y de hoy poder decir que soy LA PROTAGONISTA DE MI HISTORIA.


4. BELLEZA

Cuando yo pensaba en belleza, lo que venia a mi mente era 90-60-90, cabello largo, cara de Barbie, 50 kilos de peso, etc. Creo que eso fue y eso ha sido lo que la cultura, el comercio y la sociedad nos ha querido enseñar. Pero en realidad ¿Qué es la belleza?, bueno una vez más, acá va la definición:


Belleza: Cualidad de una persona, animal o cosa capaz de provocar en quien los contempla o los escucha un placer sensorial, intelectual o espiritual.[5]


Ven por algún lado, algo que diga: cualidad exclusiva de quienes tienen un cuerpo y cara perfecta, o dícese (en el caso de las mujeres) de todas aquellas cuya talla de vestido no supera el #8, o (en el caso de los hombres), dícese de todos aquellos que mantienen perfectamente marcadas sus abdominales y pectorales, sin superar la talla L en vestimenta?

¿Para nada verdad? Que importante es entender el significado de las palabras, ¿Cuántas veces has pensado que no eres bella(o) por no cumplir ciertos estándares de “belleza” establecidos?, ¿Cuánto tiempo vivimos engañados?


Yo estoy segura, que cada ser sobre esta tierra, desde seres humanos, animales y cosas, somos capaces de provocar belleza en quienes nos contemplen, pero es importante reconocer que en la primera persona que debemos provocar belleza es: EN NOSOTROS MISMOS,; he ahí la importancia de cada día mirarte y amarte, y no solo amarte sino decírtelo, una y otra vez, echarte piropos, una y otra vez, decirte afirmaciones de todo lo que puedes hacer, una y otra vez, amar cada curva, cada costilla, cada marca, cada libra, cada centímetro de tu cuerpo y entender que ERES BELLA(O) POR SER QUIEN ERES y por lo que inspiras y provocas en quienes están a tu lado.


Yo sé que pueden haber personas que en este momento pueden estar pensando algo como: “yo no provoco ni inspiro nada bueno en nadie, nunca recibo ningún elogio ni afirmación”, bueno si este es tu caso, entonces deberíamos devolvernos a la primera parte de esta serie sobre autoestima, en donde una vez más deberás seguir buscando qué es lo que hace que te sientas o te percibas así…encuéntralo, arráncalo, sánalo y llénate de una nueva verdad, la única que te permitirá poder verte como en realidad eres.


Por otro lado, no podemos desconocer que el físico o el exterior de nosotros es importante para nuestra autoestima, no porque cumpla con los estándares o estereotipos impuestos, sino porque cuando te mires al espejo puedas decir: “te amo tal y como eres”, ahora si por más que tú quieras amarte tal y como eres, hay cosas que quisieras cambiar de tu físico (y puedes hacerlo), para lograr decir esto cuando te mires a un espejo, entonces…comienza a trabajar en lo que tengas que hacer para que eso pase, lo importante es que mantengas el objetivo claro y es que lo que sea que hagas, lo estarás haciendo por amor a ti y no porque odies lo que tienes o lo que te falta. Si por otro lado, hay cosas que nunca podrás cambiar, solo recuerda que Dios no se equivoca y que tú como sea que eres, eres una CREACION MARAVILLOSA, así que ámate y acéptate como eres, pues recuerda que para ser bella(o) no necesitas nada más.


En cuanto a mí, yo les he contado que por lo general en mi vida siempre me ha gustado arreglarme y verme “bien” para lo que en mí significa verme bien, lo cual prácticamente es verme limpia, mi cabello en orden, mis dientes limpios, un poco de maquillaje, me gusta hacer ejercicio (cuando puedo) pues esto me ayuda a estar saludable y activa; digamos que así he sido la mayoría de etapas de mi vida y en las cuales me sentía bien pero queriendo cambiar mil cosas de mi. Pero quiero contarles que después de todo este proceso que me dejó esta transición de mi vida y cuando logré amarme de verdad, pero de pura verdad, descubrí algo: y es que entendí el significado de la belleza, entendí que la belleza no venía de afuera hacia adentro, sino de adentro hacia fuera, es increíble lo que pasa en tu interior cuando comprendes esto y sencillamente es inevitable que el mundo no lo vea, básicamente es como si encendieras una luz tan brillante en tu interior, que así a veces quieras taparla, no puedes, pues su luz se sale por todos tus poros, es ahí cuando tú misma te miras, los demás te miran y sin mayor esfuerzo “provocas en quien te contempla o te escucha un placer sensorial, intelectual o espiritual”…en otras palabras o mejor en otra palabra, provocas BELLEZA.


Bien llegamos al final de esta serie, espero haberte podido guiar de alguna manera a haber encontrado tu verdadero valor y haberte inspirado a no pensar que cuando tu autoestima es baja, simplemente debemos aceptarlo y ya, sino que por el contrario, debemos explorar y encontrar por qué perdimos nuestra autoestima y recuperarla.


Para finalizar, solo recuerda que recuperar tu autoestima es un proceso, pero sobre todo recuerda que una vez la recuperes debes mantenerla, cuidarla y alimentarla diariamente.

También recuerda que tu historia sigue, que ahora está mejor que nunca, pues hay una luz dentro de ti llamada AUTOESTIMA, siiii esa que te llevará a hacer realidad todos tus sueños, esa que te llevará a brillar cada día más, esa que te llevará a levantarte cada vez que caigas, esa que te llevará a unirte con las personas correctas para ti, esa que te llevará a no ser una espectadora de la historia de tu vida, sino a ser LA PROTAGONISTA!!


Desde mi alma hacia la tuya

Adry




[1] Fleming, John; Ledogar, Robert J (octubre de 2008). «Resilience, an Evolving Concept: A Review of Literature Relevant to Aboriginal Research» [Resiliencia, un concepto en evolución: revisión de la literatura relevante sobre la investigación aborigen]. Pimatisiwin (en inglés) 6 (2): 7-23. PMID 20963184. Consultado el 31 de enero de 2017

[2] What is Resilience and Why is it Important to Bounce Back?». positivepsychologyprogram.com. 3 de enero de 2019. Consultado el 3 de febrero de 2019

[3] Martínez, I. & Vásquez, A. (2006). La resiliencia. La resiliencia invisible. Infancia, inclusión social y tutores de vida. Editorial Gedisa. 1ra. Ed. Pp 30-31

[4]https:/es.wikipedia.org/wiki/Empoderamiento

[5]https:/www.google.com/search?q=significado+de+belleza&oq=significado+de+belleza&aqs=chrome..69i57j0l5.7791j1j8&sourceid=chrome&ie=UTF-8#dobs=belleza

93 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo