¿La Bella o la Bestia?

Actualizado: 9 de abr de 2020



Elegí este título porque representa perfectamente lo que por muchos años hemos creído respecto a los cambios en una persona. Me refiero a que hay personas que en este caso llamaremos “Las Bellas” (que por lo general son mujeres), que llevan años creyendo que ellas son las encargadas de cambiar al otro o hacer que un cambio suceda en la otra persona (por lo general del sexo opuesto). Estas personas piensan que todos los príncipes y/o princesas encerrados en bestias un día cambiaran por el amor, los sacrificios y todo lo que esas personas hagan. Por otro lado, están el otro tipo de personas que en este caso llamaremos “Las Bestias” (que por lo general son hombres), que de alguna forma tienen codificado que algún día llegará alguien o algo que sí los hará cambiar, es decir, dicen cosas como: “Yo sigo siendo así porque no ha llegado la/el que me haga cambiar”, “El día que me case, ese día cambio”, “Cuando me convierta en papá/mamá ese día dejo los vicios”, etc.


Si, entonces hoy vamos a hablar de todas las “bellas” y las “bestias” que habitamos en este mundo jajaja, y quiero comenzar por intentar entender ¿Por qué pensamos así?, ¿De dónde saca la bella que podrá cambiar a alguien? y ¿De dónde saca la bestia que alguien llegará a cambiarlo?


Yo considero que hay dos razones por las que creemos que esto es real:


1)Nuestra cultura y crianza nos lo enseñaron


En el caso de los hombres, la mayoría de hombres fueron entrenados y criados con un pensamiento de saber elegir en la vida a una “buena mujer”. Porque digamos las cosas como son, hombres que me leen, ustedes siempre tienen un radar de clasificación frente a las mujeres y por eso se les oye decir, hay mujeres para una noche, una aventura y hay mujeres para casarse y para que sea la madre mis hijos. Entonces esto quiere decir que no importa como seas mientras te relaciones con diferentes mujeres, es decir, a lo mejor eres malgeniado, mentiroso, infiel, deshonesto, machista y piensas que así te tendrán que aceptar quienes estén contigo. Pero eso sí, “el día que llegue “la mujer de mi vida” por ella cambiaré, porque por ella sí vale la pena cambiar”, y bueno es ahí en donde nacen las famosas “Bestias”, el príncipe que cree estar encerrado en un cuerpo de bestia esperando que llegue una bella a transformarlo.


En el caso de las mujeres, adivinen ¿para qué nos preparan o como implícitamente se fue entrenando nuestra mente?, por supuesto que para ser “Buenas mujeres”, es decir para ser esa “mujer de la vida” o esa bella que con su amor, cualidades y demás virtudes hará que “la bestia” que la elija se transforme. Y de acá nacen las famosas ”bellas”, las que tendrán que ser sacrificadas y esperar con paciencia la transformación.


2) Creemos que se ha hecho realidad en otros


Lo hemos visto en las películas, no solo de Disney sino también en las de Hollywood, creemos haberlo visto en la vida de otros conocidos, amigos, famosos y comentamos: “¿Sí ves que el sí pudo cambiar por mí?”, “Yo sabía que encontraría a esa persona para poder cambiar”, “Desde que conoció a María nunca más volvió a ser infiel”, “El nunca ha tenido una relación estable ni duradera, pero conmigo todo será diferente”.


Todo lo anterior es como si confirmara nuestro pensamiento y nuestro papel de bellas y de bestias. Entonces “las bellas” conocemos hombres que tal vez tienen algunas cosas que no nos gustan en lo absoluto, dan señales en su personalidad que nos dejan ver posibles consecuencias de maltrato, celos posesivos, infidelidad en un futuro, pero aun así sale “la bella” que llevamos adentro que nos dice: nosotras lo vamos a cambiar!.


De igual manera hay muchas “bestias” que creen que deben ir por todo el mundo en busca de su “bella”, sin preocuparse por alimentar y formar de manera correcta al príncipe que llevan adentro, sin preocuparse por el corazón y el daño que puedan causar en las otras mujeres que conocerán en medio de su búsqueda y todo esto ¿por qué?: porque creen que ellos solos no pueden cambiar y que por lo tanto el cambio y la transformación vendrá solo cuando conozcan a su “bella”.


Los dos puntos anteriores, en mi opinión, son solo la muestra que nos lleva a ver que nosotros no elegimos ni ser “bellas” ni tampoco “bestias”, simplemente ha sido la influencia de las culturas, las crianzas, la imaginación, las historias, las enseñanzas que van de generación en generación.


Yo no quiero decir con todo lo escrito hasta ahora, que la fuerza del amor no logre muchas cosas en nuestras vidas, pero lo que hoy quiero mostrarte es que el verdadero amor no quiere personas soportando maltratos, engaños, falta de respeto, entre otras, por querer ser “la bella” de una historia; el verdadero amor tampoco quiere ver “bestias” tocando vidas y muchas veces dejando cicatrices mientras va en busca de su “bella”.


Así que el día de hoy quiero hablarles a todas “las Bellas” y a “las bestias” que me leen, a ver si junto a mí pueden llegar a la misma conclusión que yo llegué, después de haber vivido por más de 10 años creyéndome ser “la bella” de una historia de amor.


Para “las Bestias”…

¿En verdad creen que llegará alguien que los hará cambiar?


Yo creo que indudablemente todo radica en que pensamos que el cambiar algo que sabemos que no es bueno en nosotros, será un beneficio únicamente para las personas que estén a nuestro lado y por eso creemos que en cuanto a los hábitos dañinos que tenemos en nuestras relaciones de pareja, solo los cambiaremos cuando llegue alguien digno de esos cambios. Es decir, seguimos pensando que el cambio será un bien para alguien más, en este caso para “la bella” que llegará a sacarnos “la bestia” que nos poseyó.


En cuestiones de hábitos, sabiendo que un hábito es una acción que hacemos de manera repetitiva durante mucho tiempo de modo que se vuelve una costumbre en nosotros, ¿Qué nos hace pensar que alguien o algo llegará a romper esos hábitos como por arte de magia?, cuando comenzaste a crear hábitos en tu vida ¿Quién más que tú lo hizo posible?, tú creaste tus hábitos, nadie los creo por ti, entonces adivina ¿quién debe acabarlos o transformarlos?


He escuchado a varias personas decir afirmaciones como estas:

  • “El día que me case con la mujer/hombre de mi vida dejo de ser mentiroso(a)”

  • “El día que me case dejo de ver pornografía”

  • “Cuando vaya a ser papá o mamá dejo de fumar”

  • “El día que llegue la persona indicada comienzo a controlar mi temperamento e ira”

  • “El día que me vaya a unir a otra persona su amor sanará todas mi heridas”

  • “ El día que me case, me ajuicio”

¿Se les hacen familiares algunas de estas afirmaciones?


Hoy con todo el amor y con mi alma quiero decirte que ese día no va a llegar junto a una persona ni una situación en particular, que si por ejemplo tú crees que el día que te cases dejarás de ser mentiroso, adicto a la pornografía, infiel, malgeniado, etc., lamento decepcionarte y decirte que ese día seguirás siendo todo lo anterior solo que ahora estarás casado. No lamento decirte que si crees que el amor de alguien llegará a sanar heridas profundas que traes en tu vida, eso no va a pasar; no lamento decirte que tus malos hábitos no se irán porque cambies de país, de estado civil o porque te vayas a convertir en padre; no lamento decirte que si te hicieron creer que tenias que ser una “bestia” hasta que llegara alguien a transformarte te engañaron; no lamento decirte que no existe alguien que pueda hacer lo que tú no quieras hacer no lamento decirte que solo de ti depende que la “bestia” se convierta en príncipe.


Hoy me siento feliz de poder decirte que solo hay alguien que puede hacerte cambiar, que solo hay alguien que puede romper tus hábitos, que solo hay alguien que puede hacer esa transformación de “bestia” a “príncipe” y ese alguien eres tú. También quiero decirte que la primera persona en disfrutar esos cambios y sus frutos serás tú, porque definitivamente si tú quieres que alguien se sienta bien contigo, primero debes sentirte bien tú contigo mismo, ese es el amor más grande que puedes tener hacia otra persona, que primero te puedas amar y cambiar para tu bien, para tu paz y para tu felicidad.


Solo quiero decirte también, que allá afuera hay muchas “Bellas” que necesitan príncipes, sanos, honestos, seguros, fieles, caballeros, etc., porque en realidad ya están cansadas de tantas “bestias” que no deciden transformarse.


“El amor es lo que somos. Si eres irresponsable, tu relación afectiva será irresponsable. Si eres deshonesto, te unirás a otra persona con mentiras. Si eres inseguro, tu vínculo afectivo será ansioso. Pero si eres libre y mentalmente sano, tu vida afectiva será plena, saludable y trascendente. Amar sin apegos es amar sin miedos.” Walter Riso


Para “las Bellas”…

¿En verdad creen que harán cambiar a alguien?


Si me lo hubieran preguntado 15 años atrás te diría que SÍ, porque yo vivía convencida de que yo podría lograr que esos cambios pasaran.


Yo fui de las que pensó: “él fue mentiroso, pero conmigo no lo será”, “él fue infiel pero conmigo no lo será”, “él es un poco malgeniado, pero conmigo no lo será” entre otros, y todo esto será así, porque ¡YO LO CAMBIARÉ!


Que osado es creer que tenemos la capacidad de cambiar a otro, “las bellas” creemos que se nos fue otorgado un don de terapeuta, psicóloga y demás, pero sobre todo, lo peligroso de tener ese rol de “bellas” es que creemos que debemos tolerar muchos comportamientos, hábitos y acciones de “las bestias” porque seguimos creyendo que el cambio algún día llegará. Por supuesto, esto nos hace pensar que mientras ese cambio llega debemos seguir allí dando de nuestro amor, perdón, tolerancia y demás, porque supuestamente esto hará que el cambio llegue.


“Bellas” hoy anhelo con todo mi corazón que puedas ver que tú no eres la encargada de cambiar a nadie y que más que porque no te hayan asignado esa misión, es porque es imposible que tú hagas que alguien cambie lo que NO QUIERE y NO HA DECIDIDO CAMBIAR.


Tristemente yo tuve que entender esto cada vez que perdonaba una infidelidad, eran 3 meses de un verdadero cambio, el príncipe salía en todo su esplendor, la transformación que yo tanto anhelaba se hacia realidad, pero después de un tiempo se acababa, ¿por qué?, porque él solo decidía cambiar por esa temporada, porque solo cuando creía que “la bella” se iría, sabía que si la “bella” veía al príncipe, eso la haría quedarse y entonces ella creería que por fin lo habría cambiado…ilusión que terminaba una vez todo volvía a la normalidad.


“Bellas” solo hay alguien a quien ustedes deben y pueden cambiar y ese alguien son ustedes mismas; yo un día lo entendí, solo hay alguien por quien ustedes deben preocuparse de sanar sus heridas, porque cuando tú estés sana podrás ayudar a otros a sanar, ustedes “bellas” sigan esforzándose por ser mujeres ejemplares, felices, realizadas, cumplan sueños, prepárense, crezcan en conocimiento y en experiencia, y entonces de esa manera, serán esas “bellas” que un día encontrarán a un “príncipe” …y no las “Bellas” que están buscando “bestias” para transformar.


“Bellas ustedes no son el centro de rehabilitación de personas que han sido criados erróneamente. No es su trabajo arreglarlos, cambiarlos o criarlos. Ustedes quieren un compañero de vida no un proyecto de labor social”

Frase adaptada de Julia Roberts


Sé que de pronto estarán diciendo, pero hay muchas historias en donde se ven los cambios de las personas cuando se encuentran o comienzan sus vidas con otras y por supuesto que las hay! Pero lo que quiero que veas en estas historias es que los cambios no pasan porque se hayan encontrado el uno al otro, los cambios pasan porque se toman decisiones.


“Los cambios vienen solo cuando decides hacerlos”


Por eso es que hoy, sin importar si has sido “Bella” o “Bestia” solo hay algo que puedes hacer y eso es…


Una decisión lo cambia todo

Hoy la invitación es a que decidamos nosotros mismos transformarnos. Ni somos súper humanos para cambiar a alguien, ni nos falta voluntad o dominio propio para tener que esperar a que alguien llegue a cambiarnos. Nuestros cambios son nuestra responsabilidad.


La mayoría de relaciones, no solo de pareja, sino de amistad, familia, etc., tienen rupturas, desacuerdos, peleas por el simple hecho de seguir siempre mirando lo que los otros deben cambiar; opinamos sobre las otras vidas, criticamos y lo peor, es que seguimos haciéndolo a pesar de que vemos que de nosotros no dependen los cambios de otra persona. Por esta razón, enfoquémonos en nuestros cambios, en lo que yo debo cambiar, en lo que las personas que me aman me han expresado que les lastima de mi forma de ser, eso debo cambiarlo.


Las relaciones normalmente comienzan por una atracción, posteriormente viene el amor y que maravilla sería si seguido de esto vienen dos humanos dispuestos a trabajar en sus falencias, en romper sus malos hábitos, en esforzarse por honrar el amor, al ser y al actuar como tú quieres que la otra persona actue contigo.


“Bellas y Bestias” yo sé que no podemos cambiar nuestro pasado, yo sé que por mucho tiempo nos han hecho creer que simplemente es que “SOMOS ASÍ” y así nos tienen que amar, pero eso solo es una excusa, porque nosotros, TODOS TENEMOS LA CAPACIDAD DE DECIDIR CUÁNDO Y CÓMO QUEREMOS CAMBIAR.


¿Sabes algo?


Ni siquiera Dios puede obligarte a cambiar, pero lo que sí puedo decirte es que Dios te puede ayudar a hacerlo cuando lo decidas, como siempre lo he escrito, quién mejor que nuestro fabricante para componer y sanar nuestras heridas de batalla, quién mejor que Dios para ayudarte a romper con todos los malos hábitos que tengas, quién mejor que Dios para ayudarte a tomar decisiones firmes y sobre todo quién mejor que Dios para ayudarte a levantarte cada vez que falles en los intentos.


Si me preguntarás la formula para cambiar, te diría que la mejor combinación siempre será: Tu voluntad, es decir tus decisiones puestas en las manos de tu creador.


¡He aquí la formula infalible!


El verdadero amor siempre permanecerá en donde hayan hombres y mujeres dispuestos a cambiar, hombres y mujeres que comprendan que hemos estado, estamos y seguiremos estando en continua transformación.


Así que “Bellas y Bestias”: una vez más contestando las preguntas que les hice arriba, espero que en verdad crean en que sí llegará alguien a cambiarlos y ese alguien son ustedes y crean en que sí pueden cambiar a alguien y ese alguien son ustedes!


Desde mi Alma hacia la tuya

Adry

50 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo