MÁS ALLÁ DEL ESPEJO…

Actualizado: 8 de abr de 2019



Dicen por ahí que: “verse bien es sentirse bien”, pero en realidad he conocido a muchas personas que se ven bien y no necesariamente se sienten bien; es más, creo que en varios momentos de mi vida, yo me he visto bien, pero por dentro me estoy sintiendo morir. Esto me llevó a pensar que por más que tu exterior cambie, nunca podrá cambiar tu mente, corazón o tus sentimientos, pero por el contrario, cuando tu mente, tus pensamientos, tu corazón y tus sentimientos deciden amarse, deciden sentirse bien, deciden hacer cambios radicales, exterminar lo tóxico, ese día, sin necesidad de hacer un gran esfuerzo, el espejo reflejará en lo exterior lo que su interior proyecta, por esta razón, yo diría mejor que: “SENTIRSE bien es VERSE bien”.


Quiero contarles que durante mi niñez y adolescencia, considero que mi nivel de autoestima era normal, creo que no recuerdo sentir que tenía una baja autoestima, pero tampoco recuerdo sentir que tuviera una autoestima envidiable, diría yo que termino medio. En mis recuerdos también tengo los típicos rechazos por no ser correspondida en algún gusto o amor por alguien, sentirme frustrada por no lograr académicamente lo que deseaba y muy seguramente sentir que no era capaz, pero digamos que no recuerdo tener algún suceso determinante que hubiera marcado mi niñez.


El golpe más duro a mi autoestima, lo recibiría mucho más adelante, sí, cuando yo creí que no volveria a vivir ningún rechazo en mi vida, cuando me sentía tan amada como nunca antes me había sentido, cuando mi nivel de seguridad en mi misma era aterrador, cuando estaba viviendo un momento de mi vida que había anhelado con toda mi alma vivir…justo en ese momento llegó por primera vez en mi matrimonio la infidelidad a mi vida y como por arte de magia mi autoestima se destruyó. En alguna relación anterior a mi matrimonio ya había experimentado la infidelidad y aunque obviamente fue un golpe duro, nunca se comparó con lo que ésto significó cuando ocurrió o mejor cuando vino de la persona que creía era quien más me amaba en la vida.


Ya les hice un post completo sobre este tema en específico (4 pasos para recuperar tu autoestima después de una infidelidad o un gran dolor), pero en esta ocasión quiero profundizar mucho más sobre las raíces de nuestra autoestima, quiero profundizar sobre

¿cómo verdaderamente podemos llegar a SENTIRNOS BIEN para asÍ poder VERNOS BIEN y por supuesto, como siempre, mostrarles con mi vida y experiencias lo que yo hice y lo que hago para hoy en día, poder mirarme a un espejo y amar con todas mis fuerzas a esa mujer que veo allí.


¿De dónde debemos partir para recuperar o restaurar nuestra autoestima?

Inicialmente es muy importante que entendamos dos puntos de vista:

  • El primero es ¿Cómo nos ve quien nos creó?

"Soy una creación maravillosa, y por eso te doy gracias. Todo lo qué haces es maravilloso, ¡de eso estoy bien seguro¡" Salmos 139:14

Estas palabras "creación maravillosa" deberían ser las que nos describieran a cada uno de los seres creados en este planeta, nunca deberíamos olvidarlas pues en realidad eso somos o al menos de esa manera nos hizo nuestro Creador. Pero, desafortunadamente, nosotros los humanos cambiamos todo, de modo que, este concepto original de quienes somos, se ha distorsionado e incluso completamente cambiado a través de los daños, a través de los años.

A veces somos ligeros en pensar que dar a luz vida es tan sencillo como ir y tener una relación sexual y ya, pero no entendemos que para que se forme un embrión en el vientre de una mujer, es necesario que muchos elementos, factores y demás intervenciones ocurran para que esto pase, por esta razón, cuando Dios da vida, siempre lo hará con un propósito, todo lo que Él hace es maravilloso, así a nuestros ojos no lo parezca.

Hoy en día conocemos a muchas personas que han nacido con enfermedades, sin algunos miembros de sus cuerpos, síndromes, en fin. Algunas de estas personas junto con sus familias no logran entender que a pesar de lo que sea, siguen siendo una "creación maravillosa" viven una vida desdichada, infeliz y llena de frustración y de la búsqueda de aceptación por parte de los demás; en cambio otros han entendido el concepto de " creación maravillosa", no por la perfección de sus cuerpos, sino porque han entendido que sus cuerpos como son, fueron hechos perfectamente así, han entendido que tal y como son tienen un propósito, se han grabado eso en sus mentes y corazones, llevándoles entonces a amarse de la misma manera como su Creador los amó y no para agradar a nadie más.


  • En segundo lugar: ¿Qué es la autoestima?

La autoestima, como su mismo nombre lo dice, se refiere al nivel de amor, aceptación, percepción y estima que cada uno de nosotros tenemos respecto a nosotros mismos en todos los aspectos de nuestra vida, además también tiene en cuenta el respeto y la estima que se recibe de otras personas.


La escuela humanista aborda el concepto de la autoestima como un DERECHO INALIENABLE de TODA PERSONA y lo resume de la siguiente manera: “Todo ser humano, sin excepción, por el mero hecho de serlo, es digno del respeto incondicional de los demás y de sí mismo; merece estimarse a sí mismo y que se le estime”[1]


Me llama mucho la atención la palabra Inalienable, para los que no conocen el significado, esto quiere decir que es un derecho que NO se puede dar a otra persona, NO se puede transferir, vender, ceder, es decir, es un derecho individual y único, y bueno es que el solo nombre de la AUTO-ESTIMA nos da perfectamente a entender que es un derecho individual. Sin embargo, puedo ver en mi vida y en la vida de la mayoría de las personas, que en algún momento cedimos este derecho, muy seguramente se cedió sin ni siquiera saberlo en alguno momento de la niñez, pues seríamos tan sólo bebes o niños; en otras ocasiones cedimos ese derecho a personas que llegaron a nuestras vidas. Lo importante de entender acá es que la intervención de terceros, es algo que marcó y que marca nuestra vida y en especial nuestra autoestima ya sea para bien o para mal.


Todos nacemos siendo bebes, niños en formación, indefensos, dependientes, vulnerables, todos nacemos siendo una " creación maravillosa", pero entonces ¿qué hace que este concepto se pierda? ¿ quienes intervienen para que un bebé que nace como todos los demás olvide que es maravilloso? Tristemente acá es en donde entramos los humanos de nuevo en el juego... acá es en donde vamos a empezar a descubrir qué pasó verdaderamente con nuestra autoestima, pues todos la tenemos pero lamentablemente muchas veces nos la arrebatan.


Decidí hablar sobre este tema, pues uno de los anhelos más grandes de mi corazón es que en este mundo cada persona pueda sanar las heridas que lleva por dentro, anhelo profundamente que sobre todo los adultos logremos sanar nuestros dolores, llenar nuestros vacíos y ser personas sanas mental y emocionalmente; creo profundamente que en la medida que esto pase, habremos más adultos con la capacidad de formar niños sanos, con la capacidad de no repetir heridas, con la capacidad de no arrebatarle a nadie su autoestima y esto garantiza una generación de futuros adultos que se esforzarán por seguir cuidando y protegiendo a las siguientes generaciones.


En este año y medio que llevo estudiando he aprendido dos cosas que nunca olvidaré:

  • He podido entender cómo detrás de cada adolescente, jóven y adulto, hay un niño que fue herido, abusado o maltratado de diferentes maneras.

  • He podido entender que como dice mi profesora la Doctora Ginette Olsen: ”no somos culpables de nuestras heridas, pero si somos responsables de sanarnos”, ¡no nos quedemos rotos, sanémonos!

Comencemos entonces con la primera parte de este proceso, pues sí, sanar, restaurar o tener por primera vez una buena autoestima, no es un hecho instantáneo, será un proceso el cual intentaré guiar a través de esta serie, espero hacerlo de la mejor manera.

Te pido el favor, que en este momento puedas disponerte a explorar un poco dentro de ti, sería genial que pudieras tomarte el tiempo para analizar los siguientes puntos, tener un papel y un lápiz para escribir, pues vamos a descubrir: ¿Qué se cambió?, ¿Quiénes lo hicieron? y ¿Cómo se nos fue dañando nuestra autoestima…

1. Qué

Como les mencioné anteriormente, el único dador de vida nos creó sencillamente: “MARAVILLOSOS”, “ACEPTADOS”, “AMADOS”, “RESPETADOS”, “COMPLETOS” por lo tanto todo pensamiento, sentimiento, acto, palabra o gesto, que nos haya llevado a olvidar esto, es una mentira que se infiltró en nuestra vida y que por lo tanto, no nos permite ver ni apropiarnos del concepto original del que venimos.


El objetivo en este punto es identificar cada una de estas mentiras, debemos hacer una retro inspección de nuestra vida, pues es posible que esas mentiras hayan entrado inclusive cuando apenas estabas en el vientre de tu mamá, después en la niñez, adolescencia y posiblemente algunas en la adultez.


¿Qué mentiras han entrado a tu vida?

En ese orden de ideas, comienza a identificar todo acto, palabra o gesto que vengan a tu mente, que hayan hecho que los siguientes sentimientos y pensamientos, sean los que permanezcan cada vez que vuelves a escuchar, ver o sentir algo igual o similar:

Rechazo

Poco valor

Desprecio

Humillación

Desaprobación

Abuso

Inferioridad

Te dejaré algunos ejemplos de preguntas que te pueden ayudar:

  • ¿Fuiste un bebe no deseado?

  • ¿En tu niñez te dijeron frases como estas? “eres inútil”, “no haces nada bien”, “bruto”, “bobo”, “gorda”, “cerdo”, nunca será suficiente”, etc.

  • ¿Fuiste abrazado?

  • ¿Tu papá o mamá te abandonaron?

  • ¿Te decían que te amaban cuando eras niña(o)?

  • ¿Fuiste victima de algún abuso físico?

  • ¿Qué palabras de aprobación recibiste?

  • ¿En tu familia hubo favoritismos?

  • ¿Qué pasaba cuando hacías algo mal?

Bueno, sé que para algunas personas tal vez no sea fácil el hacer este tipo de ejercicios, pero créeme, valdrá la pena, necesitamos tener claro cada una de las mentiras que te hicieron olvidar tu verdadero valor, ¡pues así podremos entonces reemplazarlas! .


Es importante aclarar, que si tú consideras que hay muchas heridas en tu vida, que te sientes muy quebrado, por favor busca ayuda profesional, puedes ser sano!

Sigamos ahora a identificar quiénes fueron las personas que introdujeron todas esas mentiras a nuestra vida.


2. Quiénes?

A lo largo de nuestra vida recibimos influencia de muchas personas, quienes desde que nacemos y en el camino se vuelven la fuente de nuestros fundamentos y herramientas para tener una buena o mala autoestima.


Desafortunadamente cuando somos bebes y niños, no tenemos la capacidad de elegir esas influencias, por supuesto digo desafortunadamente, porque hay personas que cuando fueron niños, nunca debieron haber tenido cerca a quienes tuvieron, pues finalmente de quien un bebe espera que sean las personas que más lo amen, pueden convertirse, en las personas que literalmente destruyan su vida.


El objetivo en este punto es por supuesto, identificar quiénes fueron esas personas que introdujeron en tu vida, todas las mentiras del punto anterior, ¿Quién fue quien te maltrató?, ¿Quién fue el que te rechazó?, ¿Quién fue el que te humilló?, ¿Quién fue el que te abusó?, la idea es que puedas identificar a todas esas persona que de alguna manera han transmitido esas mentiras a tu vida. Pueden ser desde tus padres y demás familiares, hasta amigos, parejas, jefes, compañeros de trabajo, etc.


Por otro lado, quiero que pienses en que no solo son las personas las que en algún momento influyen nuestra vida; me refiero a que en algunas ocasiones hay situaciones que nos transforman, nos dañan o nos arreglan, un ejemplo de alguna situación es una crisis.

La crisis es una de los escenarios perfectos para recibir una inyección de todos los sentimientos y pensamientos del punto anterior, como ya les conté, cuando viví mi primera crisis por infidelidad, fue como si me hubieran inyectado una jeringa llena de veneno, el sentimiento de rechazo, de no ser suficiente, de humillación, fue devastador. De igual manera te puede pasar cuando, te echan de tu trabajo, cuando tu pareja te termina, cuando quiebras financieramente, es un momento de vulnerabilidad, en donde estás tan expuesto que te puedo decir algo: en la mayoría de las ocasiones, es más difícil sanar todos los pensamientos de destrucción que entraron a tu vida en ese momento, que superar como tal la situación por la que entraste a esa crisis.


Si una crisis definió en algún momento tu autoestima, escríbela pues debemos reemplazar lo que esa crisis dejo.

Lo último en este punto, por aquello de que ya estamos en el siglo XXI, ¿Han sido las redes sociales fuentes de influencia en tu vida?, ¿Qué le han aportado a tu autoestima?. Las redes sociales no necesitan gritarte que eres inferior, o que no has sido capaz, o que eres un total fracaso; basta con mirar las fotos envidiables de quien solo viaja por todo el mundo, o las fotos con los cuerpos esculturales que sube tu amiga(o) del colegio o la universidad, o qué me dices de las fotos con las familias perfectas, el carro, la casa, el doctorado, etc. Es increíble el daño tan grande que pueden causar las redes sociales en nuestras vidas si no las sabemos utilizar; pueden convertirse en el motor más grande de la destrucción de nuestra autoestima. Analiza y si esto es así, toma medidas, debemos alejar de nuestras vidas TODO lo que nos inyecte mentiras sobre nosotros, todo lo que nos envenene y nos lleve a olvidar quiénes somos y cómo somos.


Para finalizar identificaremos cómo nos han afectado esas mentiras a cada uno…


3. Cómo?

Hay cosas como la falta de abrazos, caricias, reconocimiento de logros, gritos, maltratos, entre otros en la vida de un bebé o en un niño durante sus etapas, que los reconocemos como actos de desamor y rechazo.