Los cachos…la autoestima y el perdón

Actualizado: 8 de abr de 2019

"Creo que toda crisis constituye una oportunidad para que, en cierta forma, su vida sea extraordinaria" Martha Beck

Este post está dedicado a todas las personas que están sintiendo, o están aún sanando un dolor tan profundo y destructivo como lo es una infidelidad, o como lo diríamos en una conversación casual: “me pusieron los cachos ó en otras culturas mas conocidos como los cuernos”. Sabrás que no eres la única persona que está pasando o ha pasado por esto, pero la realidad es que el dolor es indescriptible y eres tú quien lo está sintiendo en este momento y sencillamente puedes pensar que nunca lo dejarás de sentir, que tal vez otras personas han logrado superarlo pero que tú no lo ves posible.

En medio de estos sentimientos, hoy quiero decirte.. ¡que si va a terminar el dolor!. Que esa herida abierta que hoy tienes se puede cerrar y sobre todo quiero decirte que lo que hoy puedes sentir como el dolor más grande de tu vida, puede convertirse en un aprendizaje increíble, en una experiencia inolvidable más no insuperable. Y todo esto te lo expreso, porque ¡te tengo buenas noticias!... Podrás superar esta difícil etapa con la ayuda de los recursos que tengas y busques para hacerlo, y por supuesto, también como decidas enfrentarlo; porque sencillamente cuando un dolor así llega a nuestras vidas tiene dos opciones: nos destruye hasta lo más profundo de nuestro ser o saca lo mejor de nosotros y nos reinventa. En lo personal cuando tuve que vivir este momento tome la decisión de hacer lo segundo, sacar lo mejor de mi, convertir esa crisis en una oportunidad, como dice el autor Myles Munroe cuando explica: “las palabras utilizadas para describir una crisis en idioma Japonés y Chino son las mismas que definen una OPORTUNIDAD” y que, “ la aparente derrota inherente en toda crisis es la clave para una victoria inesperada”[1] . Entonces, ¿cómo quieres pasar esta crisis?, o mejor aún, ¿quieres convertirla en una oportunidad?.

¡Comencemos entonces!


Los cachos

El gran dolor, la traición, el engaño, la mentira, de la persona que te ama y que tú amas y en la cual confiabas hasta ese día, porque la confianza se puede demorar en construir años de amistad, noviazgo y matrimonio, pero basta solo un segundo para destruirla, ese segundo en el cual descubres o te confiesan (aunque este último generalmente no pasa) que tu pareja te está siendo infiel, ese segundo en donde literalmente puedes ver como tu vida, tus sueños, la confianza, el futuro, el hogar, y muy especialmente tu AUTOESTIMA se van directo a la basura.

Es un momento en donde lo único que quieres es una explicación de parte de tu pareja y saber ¿por qué lo hizo?, ¿quien es?, ¿hace cuánto?, ¿hasta dónde llegaron las cosas?, ¿la (o) conoces? En fin, desearas saber todos los pormenores y detalles que más puedas, todo con el fin de lograr encontrar una explicación a la primera pregunta: ¿por qué lo hizo?.

vendrán mil pensamientos a tu cabeza para responder a esa pregunta, pero yo te quiero hacer las cosas un poco mas fáciles. Antes de continuar, es muy importante que busques ayuda (ya sea un consejero, psicólogo, pastor o pastora, sacerdote, líder, etc.) necesitas hablar con alguien, expresar, gritar, llorar, preguntar, desahogarte, aclarar y sobre todo ser escuchada (o).

Cada caso y cada vivencia es diferente, cada pareja es un mundo que tiene sus problemas, diferencias, inconformidades, vacíos, en fin, y muy seguramente tú y tu pareja no son la excepción, por supuesto empezarás a pensar en todos tus defectos y en los problemas que habrían causado que tu pareja tomara esa decisión, porque es MUY IMPORTANTE aclarar que la persona que es infiel o que pone los cachos simplemente más que tener “razones” o “motivos” para hacerlo, TOMO LA DECISIÓN de que así fuera, es decir, que antes de que sigas matándote la cabeza pensando en por qué tu pareja lo hizo, no te mortifiques más, es muy fácil, simplemente así lo decidió. (Esto te lo voy a explicar mejor con el siguiente gráfico).


En el circulo como puedes ver está la pareja, ambos humanos, con cualidades y defectos, y con los cuales juntos entraron a la relación, los dos han ido construyendo sus vidas, logrando metas individuales y también como pareja. De igual manera teniendo discusiones, malentendidos, vacíos, frustraciones, que muy seguramente ambos saben que tienen, y que por supuesto es responsabilidad de los dos hablar, comunicarse y buscar soluciones para lograr evitar sentirse mal como individuos y pareja buscando reducir el riesgo de que cada vez sean más grandes, y que se cree una distancia que termine finalmente con la relación.

Por otro lado, fuera del circulo esta la persona que decidió abrir una puerta y ser infiel, aquel, que como cita el autor David Carder en su libro ANATOMY OF AN AFFAIR cuando dice “Muchas veces cuando los hombres y las mujeres que han tenido un romance están contando sus historias, ellos comienzan diciendo: todo esto comenzó tan inocentemente…”[1] y menciono esta frase para mostrar que en la mayoría de situaciones la infidelidad comienza con pequeñas decisiones y tristemente cuando no se frena a tiempo o se cree que se puede manejar es cuando ya no hay nada que hacer.

De este modo, hasta antes de esa decisión estaban juntos en el baile, era responsabilidad de los dos que las cosas funcionaran, pero muy seguramente lo que vas a escuchar en esos momentos cuando preguntas ¿qué pasó? y ¿por qué lo hiciste?, esa persona te dirá todos sus “faltantes” en la relación de ustedes y te hará entender o creer que en medio de todo fue tu culpa por no haber llenado o cumplido con sus necesidades, porque habrá encontrado a alguien que sí lo “entienda”, en fin, habrá un sin número de respuestas, pero lo más seguro es que todas apuntarán a señalarte o culparte de alguna manera. Y entonces, en ese momento te sientes mucho peor de como ya te estabas sintiendo, ahora la pregunta es: ¿tu estabas también en el mismo circulo, verdad?, ¿tu tienes faltantes en cuanto a tu pareja, verdad?, ¿tu no te sientes entendida(o) en muchas áreas, verdad?, ¿tienes frustraciones también?, ¿hay algo en el físico de tu pareja que no te gusta ?, ¿has renunciado a sueños por tu pareja?. Estoy casi segura de que la respuesta a estas preguntas es un rotundo SI, porque ambas personas en las relaciones se sienten así en algún momento o en alguna área determinada.

Siendo así, la diferencia que hay entre tú y tu pareja en este momento, es que tu decidiste permanecer dentro del circulo y esta persona decidió salirse, porque sencillamente la fidelidad es una decisión sin importar los problemas que haya en ese círculo de la pareja. No necesitas motivos para ser fiel, solo lo decides, como de igual manera la infidelidad es también una decisión, no necesitas motivos para ser infiel, solo lo decides, porque si fuera por motivos ambos los tienen.

Yo estuve casada 10 años y perdoné cachos, y dí oportunidad para seguir adelante más de 3 veces, y aparte de los cachos, tenía más motivos para haber querido ser infiel, pero, aun así, yo había decidido ser fiel, no es cuestión de motivos es cuestión de decisiones.

La autoestima

Quise mostrarte todo esto, porque de alguna manera quiero hacerte entender que no eres culpable de su decisión, pero sé que tu autoestima en este momento esta por el suelo, porque no importa si la persona con la que tu pareja te puso los cachos es más atractivo(a) físicamente, es más inteligente, es más estudiado, es más sexy, tiene 10 kilos menos, en fin, sea lo que sea, cualquier característica que quieras saber de esa persona va a ser un golpe a tu autoestima, porque lo que hay en tu mente es un pensamiento de rechazo por parte de tu pareja, hay un dolor tan grande en tu corazón que te miras al espejo y solo puedes ver la imagen de alguien que no vale lo suficiente como para que su pareja no haya querido cambiarla.

Pero te quiero decir algo, el querer compararte no te va a servir de nada porque si por ejemplo la persona es más delgada, entonces tu vas a creer que tu pareja lo hizo porque tu no estabas en forma, si la persona es más estudiada, te vas a sentir entonces el o la más ignorante, si la persona es poco estudiada, mal hablada, tiene mala presentación personal, entonces te vas a sentir también mal porque pensarás en cómo estaría de infeliz contigo que se conformo con alguien así… ¡NO TE COMPARES!, con esa persona ni con nadie, sé que el aspecto físico es importante para la autoestima, pero si fuera por el físico créeme que no habrían reinas de belleza, ni modelos, ni actrices, ni actores a los que les sean infieles y te aseguro que a todo(a)s les ha pasado. No se trata de físico, es simplemente una decisión.

Bueno, ya entendiendo esto, puedes mirarte al espejo de nuevo y ver un poco más claro que esta situación no te define, este es un momento para recordar quien eres, eres un ser maravilloso, creado por DIOS, un ser completo con la capacidad de ser feliz sin necesidad de que sea otra persona quien venga a completarte o a hacerte feliz.

En la vida hemos crecido con una imagen de “felicidad” basada en el mundo de Disney, películas de amor e historias en donde solo existe la felicidad si hay un “vivieron felices por siempre”, por eso cuando pasan crisis como estas, cuando tu pareja con la que estabas siendo “feliz por siempre” se va, o comete este error, es completamente normal pensar que toda tu felicidad se ha ido, que tu vida llego hasta ahí y que nunca mas podrás ser feliz.

Por supuesto yo no comparto esta visión, yo considero que todos podemos ser felices como seres individuales que somos, inclusive creo que cuando uno logra esto, es mucho mas fácil poder compartir y vivir experiencias de alegría o felicidad con otros seres humanos, ya sean familia, amigos, pareja, hijos, etc. Entonces, este es un momento para reinventarte, para sentirte mejor que nunca, sé que sientes que te rompes en mil pedazos y por lo tanto es el mejor momento para ir en busca de quien te creo, de quien te soñó y de quien sin duda tiene un propósito en tu vida. ÉL ya te hizo una vez y créeme que no le costará nada repararte, busca a Dios. ¿Cómo? Acá te dejo algunos consejos:

  • Habla con Dios.

  • Elige bien las personas con las que hablas. ¿Qué aportan a tu vida?

  • Elige la música que escuchas. ¿Escuchas música de despecho?

  • Elige los libros que lees y lo que ves.

  • Evita encontrar escape en el alcohol o en algún vicio, esto lo único que hará será distraerte y hacer aun más profundo tu dolor.

  • Procura no alimentar odios ni rencores en contra de nadie.

  • Visita lugares que te den paz (jardines, iglesias, parques).

  • No abras puertas a personas del otro sexo, (es un momento de sanación).

El perdón

Una vez pasan los hechos, una vez enfrentas este gran dolor, te habrás dado cuenta que la vida sigue, Myles Munroe dice; “cuando logre situarse por encima de los conflictos, su perspectiva de los acontecimientos será mucho más amplia. Allá arriba el aire es mucho mas puro”[1]

Entramos entonces a un momento decisivo, un paso trascendental para la sanidad de esta herida, y este paso es el perdón. William Shakespeare escribió: “El perdón cae como lluvia suave desde el cielo a la tierra. Es dos veces bendito; bendice al que lo da y al que lo recibe” [2] en este caso me interesa que tu recibas esa bendición porque el perdonar traerá un bálsamo a tu corazón, sé que no es fácil, hay tanto dolor que será un proceso de decisiones diarias, a cada momento, será una montaña rusa en donde un día creerás que has avanzado y estas arriba del dolor y de pronto al otro día sientes que estas peor que el primer día, no te afanes, lo lograras.

Acá ,según cada situación y cada pareja tendremos dos escenarios:

a. Tu pareja esta completamente arrepentido(a), anhela que le des una oportunidad, busca ayuda y haz lo posible por superar esta crisis juntos.

b. Decides no dar oportunidades o ni siquiera nunca tu pareja la pidió, aquí estás solo tú para superar este momento.

Mi consejo…

a. Si tu decisión es dar una nueva oportunidad, requerirá del trabajo de ambos:


B. Tú, tus recursos y decisiones:

Cuando he estado en estos momentos recordé algo que leí y decía que cuando estamos en un lugar, en lo mas profundo y bajo que jamás hayamos estado, piensa que no podrás ir más abajo y que por lo tanto, cualquier cosa que hagas, sea lo que sea, solo te podrá llevar hacia arriba. Yo lo logre, eso sí, sin Dios no hubiera podido, pero ¡animo, tú podrás hacerlo!... Así que te recomiendo:

*Tener un consejero o alguna ayuda profesional.

* Continuar un proceso de sanidad AUTOESTIMA.

* Disponer tu corazón a perdonar (te sentirás libre).

* Perdonar y hacer proceso de duelo (Muy importante).

* Visualizar esperanza y empezar a creer que es posible comenzar de nuevo.

En ambos escenarios hay esperanza, podrás mirar ya no una herida sino una cicatriz que llevaras por siempre, pero que cada vez que la veas ya no sentirás dolor, por el contrario recordaras que un día sentiste un dolor tan grande, que te hizo crecer, reinventarte, ser una mejor versión de ti. Recordarás también que un día decidiste perdonar, porque es importante recordar que somos humanos y nos equivocamos y tú no estás eximido de hacerlo, me encanta esta frase de George Herbert que dice: “quien no puede perdonar, rompe el puente por el que él mismo puede pasar”[1].

Bueno, creo que podría escribir un libro entero sobre todos estos temas, por ahora, seguiré escribiendo este blog. ¡Espero que haya sido de ayuda para ti en medio de este momento, y de todo corazón deseo que cada crisis que vivamos podamos convertirla en una oportunidad para que nuestra vida sea extraordinaria!

Me encantaría que puedas dejarme un comentario sobre el post y por supuesto, si fue de ayuda para ti, también lo puedas compartir con quien consideres que le puede ser útil.

Desde mi Alma hacia la tuya…

Adry

______________________

[1] CARDER DAVID, 2017, ANATOMY OF AN AFFAIR, pág. 172.

[2] MYLES MUNROE, Triunfar en época de crisis, 2010, Cap. 1, Pág. 22

[3] https://www.literato.es/p/MTQ0Nzc/

[4]https://www.goodreads.com/author/quotes/49928.George_Herbert


Si te gustó, sería de gran alegría para mi que pudieras compartir esta publicación para que los mensajes puedan llegar a más corazones.