¿Cómo rayos vuelvo a confiar?

Actualizado: 8 de abr de 2019

“El mundo nos rompe a todos, y luego algunos se hacen más fuertes en las partes rotas”.

Ernest Hemingway




El Kintsugi, es el arte tradicional japonés con el cual reparan los objetos rotos, enalteciendo la zona dañada rellenando las grietas con oro. El resultado es que la cerámica no solo queda reparada sino que es aún mas fuerte que la original. En lugar de intentar ocultar los defectos y grietas, estos se acentúan y celebran, ya que ahora se han convertido en la parte mas fuerte de la pieza. [1]

Bueno, partamos del punto en el que si te estás haciendo esa pregunta, es porque estás pensando, o ya decidiste darle una oportunidad a la persona que defraudó tu confianza y asumo que esa persona está pidiendo esa oportunidad. Pues es evidente que esto será un trabajo de ambas partes; pero la iniciativa de volver a construir la confianza debe venir de quien la defraudó.

Si por el contrario, la persona no ha pedido una nueva oportunidad o tú ya decidiste que no seguirás, entonces simplemente sigue trabajando en tu autoestima, en recuperar la confianza en ti misma y posteriormente en perdonar; pues el hacer estas tres cosas, será la clave para, en una futura ocasión, poder volver a confiar. Sigue trabajando en la jornada de tu sanidad. Ámate y reinvéntate!

Volver a confiar es un tema complejo, pues con la confianza pasa algo similar a lo que se ve en las imágenes de este post. Cuando comienzas a conocerte con alguien, sin importar qué tipo de relación sea, comienzas a construir un edificio. Se empiezan a tener vínculos, vivencias, memorias, sentimientos y demás experiencias que hacen que se tenga una base firme y comience a crecer esa estructura. Pasan los días, meses y años y ese edificio cada vez se asienta más y se hace más fuerte. Sin embargo, el hecho de que sea un edificio alto y fuerte, no lo hace indestructible. Creo que todos hemos observado cuando hay una demolición y vemos como en cuestión de segundos, lo que era una gran edificio se vuelve simplemente polvo; se vuelve un lugar lleno de escombros. Pues exactamente así pasa con la confianza. No importa qué tan fuerte e inquebrantable tu creas que haya sido tu relación; una vez haya un engaño o traición, quedan entonces polvo y escombros. Pero también quedan frente a ti años de relación o matrimonio; queda la persona que amas (aunque en ese momento puedas sentir que la odias); queda, tal vez más que tu pareja, el padre de tus hijos, tu socio, tu amigo, tu amante, en fin, queda tu mundo. Queda una vida que a pesar de la traición sigue, y ahí es donde tú quisieras paralizar todo; pero tu trabajo sigue, tus rutinas siguen y sobre todo si tienes hijos, ellos siguen ahí y los necesitan a los dos.

Entonces miras a tu alrededor y ves solo eso: polvo y escombros, es más, no ves nada más que tu dolor. Observas a tu pareja y dudas hasta de su nombre, pues sencillamente no puedes creer.

Una vez pasa el momento de descubrir el engaño y viene toda esa avalancha de emociones y sentimientos, finalmente llega la pregunta ¿y Ahora qué sigue? No te estoy hablando de vislumbrar esperanza, pues al igual que en todas las crisis, en esta primera etapa no puedes ni siquiera visualizar o pensar en una luz de esperanza o de normalidad. Por lo tanto, te debes enfocar en qué pueden hacer HOY y en todos los siguientes días, para así entonces más adelante poder ver una luz y saber que esa crisis terminará.

Yo, cuando tuve que vivir la primera infidelidad, decidí creer y dar la oportunidad, pues considero que SALVAR UN HOGAR SIEMPRE VALDRÁ LA PENA Por eso, si tú hoy lo estás decidiendo, te felicito. Te felicito a ti por querer intentarlo y a tu pareja por ver su error y querer recuperar lo perdido. Son unos valientes en medio de este mundo que ya no quiere reparar sino reemplazar. Son dos seres que pueden ver su humanidad y recordar que un día, aunque prometieron fidelidad, también prometieron estar en las malas; y bueno, déjenme decirles, que ésta crisis es una de las más fuertes y duras, pero si la sobrepasan juntos, sacarán lo mejor de ustedes! Al menos eso fue lo que yo viví y lo que he visto en muchas parejas que han pasado lo mismo.

Bien, sin más preámbulos, acá están las 5 cosas que yo hice junto con mi pareja para volver a confiar y volver a construir ese edificio más fuerte que el primero, pues al menos, yo pienso que cuando uno va a re-intentar algo, debe hacerlo buscando lo mejor y sobrepasar lo que ya había existido en el pasado:

1. Conocer la verdad

La verdad siempre traerá libertad, no solo a quien la dice, sino a quien la escucha.

Aunque en este momento ya has obtenido algún tipo de información de lo ocurrido; ya sea por lo que te hizo descubrir que había otra persona, o porque has hablado de lo ocurrido con tu pareja; es un momento en donde quieres saber más, pero igual cada cosa que sabes hace que el dolor sea mayor.

Por ejemplo, a estas alturas, asumo que mínimo ya tienes en tus manos el reporte de llamadas telefónicas del celular de tu pareja de los últimos 6 meses; seguramente le has pedido poder ver su celular incluidas redes sociales, etc., andas en búsqueda de cuanta cosa te lleve a saber más. Y es que yo no sé por qué, pero es algo raro, te sientes burlada, engañada, traicionada, pero quieres saber, cómo fue que pasó todo con detalles. Es algo medio masoquista diría yo.

Sin embargo, aunque no será fácil para ninguno de los dos, es necesario decir y escuchar la verdad. Pero tú necesitas escucharla de tu pareja y él como uno de los primeros pasos o muestras de querer hacer las cosas bien y volver a ganar tu confianza, pues debería estar dispuesto a hacerlo.

Mi sugerencia para ti:

  • Busca un lugar tranquilo y privado, en donde solo estén los dos. (No en la casa, con los niños durmiendo).

  • Prepárate, pues sea lo que sea que tu pareja diga, te va a doler, entonces llora, grita, reclama, pregunta, permítete sentir y soltar lo que hay dentro de ti.

  • Tu pareja muy seguramente no estará muy dispuesta a contar muchos detalles y además en mi opinión, no los necesitas. He conocido parejas que hicieron muchas preguntas y la otra persona las contesto y esas respuestas han sido tormentos inolvidables en sus cabezas. Créeme, no necesitas escuchar tantos pormenores.

  • Recuerda que estás ahí para querer escuchar su historia o versión de lo sucedido.

  • Éste es un paso muy importante para saber lo que más adelante vas a decidir perdonar.

  • En serio, vas a escuchar el relato de un engaño que a nadie le va a doler más que a ti. Un engaño que es engaño, sin importar cuántas mentiras fueron en total, cuántas veces se acostaron, en dónde, cómo, en fin; vuelvo y repito, conocer todo no hará que el engaño sea más grande o pequeño, pero si hará más grande el dolor.

Mi sugerencia para la pareja:

  • Por favor habla con la verdad. El hecho de que tu pareja te esté dando la oportunidad de escuchar de ti la historia, es un gran esfuerzo, pues tu palabra perdió toda credibilidad y aún así, ella quiere escucharte.

  • Decir alguna mentira en ese momento, que te aseguro que saldrá a la luz después, puede ser mortal en ese después en donde tal vez tu pareja ya esté creyendo en ti y descubra nuevamente que el día en que iban a hablar con la verdad, nuevamente mentiste.

  • Sé que vienes de llevar una doble vida; en algunos casos por poco tiempo y en otros por mucho más. Entiendo que si has pedido una oportunidad es porque quieres restaurar el daño causado, porque quieres recuperar a la persona que tienes en frente y porque verdaderamente estás arrepentido; entonces aprovecha ésta oportunidad para demostrarle que desde ese mismo instante puede creer en tu palabra.


2. Verdadero arrepentimiento

En el ámbito espiritual, autores como Watchman Nee afirmaban que el significado original de "metanoeo", (palabra griega traducida como 'arrepentimiento'), significa "cambio de mente", e implica un cambio de perspectiva respecto al pasado, y una evaluación general de muchas cosas hechas previamente; [2] lo que conlleva a la comprensión de la culpa personal y el reconocimiento de haber hecho algo mal.[3]

En este punto asumo que la persona que cometió la infidelidad ha tenido un cambio de mente y además reconoce su culpa de haber hecho algo mal.

Aparte de sentir y expresar ese arrepentimiento, es muy importante que se haya cortado y terminado por completo cualquier tipo de contacto o vía de comunicación con la persona con la que se tuvo la infidelidad. Ésto es una gran muestra de arrepentimiento y de seguridad de anhelar estar en su hogar o con su pareja en vez de estar en otro lugar y con otra persona.


Por tu parte, es importante que analices qué tan genuino encuentras ese arrepentimiento. Sé que es difícil creer en su palabra, pero puedes ver señales que te mostrarán si se trata de un arrepentimiento genuino, tales como NO tener problema con dejar su celular a tu alcance; no tener ningún tipo de claves; no tener comportamientos extraños como los viste anteriormente y sobre todo el estar demostrando que tener la oportunidad de recuperarte es lo que más le interesa en este momento.

3. Comenzar de cero

Yo sé que tienes frente a ti a la persona a la que más creías conocer y que en eso que conocías, tal ves nunca imaginaste que pudiera traicionarte y causarte este gran dolor. Es como si sintieras que lo desconoces y bueno precisamente eso es lo que toca empezar a hacer de nuevo: Conocerse.

La confianza está en nivel -0 y sólo el volver a comenzar podrá hacer que ésta vaya creciendo, hasta ser de nuevo el gran edificio que algún día fue.

Yo en lo personal no quería ni sentía la capacidad de estar cerca de mi pareja. Aunque seguíamos viviendo en la misma casa, estábamos separados; por eso la propuesta de él fue, “déjame ser tu amigo”. Él decía cosas como: “sé que debo volver a conquistarte porque acabé con todo, pero dame la oportunidad de hacerlo”

En medio de mucho temor y dolor decidí dar la oportunidad de comenzar de cero y ver qué pasaba y bueno debo decir que ese comienzo radica fundamentalmente en las iniciativas y las muestras de cambio y arrepentimiento diario de la pareja que fue infiel y claro está, que será un trabajo de los dos.

Y así fue como empezamos a ser amigos de nuevo, a hablar mucho, reírnos, hablar, hablar y hablar…y eso es algo que muchas veces se pierde y es la base de cualquier relación y se llama: LA COMUNICACIÓN. Nada de besos ni acercamientos pues yo no quería nada, literalmente fue como si conociera a alguien de nuevo. Claro está, que si ya te habías enamorado una vez, pues no sería muy difícil volver a hacerlo y es que, ése precisamente es el propósito de comenzar de nuevo.

También habíamos hecho una tregua en donde cada vez que yo tuviera preguntas de lo ocurrido él me diría ¿nos va a servir hablar de esto? ¿nos va a ayudar a avanzar? Si la respuesta era si, yo la hacia y él contestaba, si la respuesta era no, entonces mejor omitía la pregunta.

Fueron pasando las semanas, un día te sientes mejor, otro día muy triste y con mucho dolor. También recuerdo que en esos días tristes lo que siempre encontré en mi pareja era un abrazo sincero y palabras diciéndome acá estoy, perdóname, te amo. No importa cuántas veces al día tuviera que hacerlo, cada vez que me veía así (y fueron MUCHAS), él lo hacía.

Si por el contrario, tu pareja se incomoda o se molesta y hace comentarios como: “otra vez, pero ya olvida”, o “me lo vas a sacar en cara toda la vida”, o “¿no crees que ya es suficiente? ….. pues yo personalmente no me sentiría tranquila respecto a ese arrepentimiento. Tú no estás así porque lo hayas elegido, sino porque esa persona lo eligió por tí, entonces, lo mínimo es ser un soporte y ayuda en tus momentos de tristeza.

4. Decidir creer

Digamos que ya ha pasado la etapa de la explosión de la crisis. Ya aceptaste lo que sucedió, es decir, tienes claro que tu pareja te fue infiel y decidiste dar una oportunidad.

El hecho de no poder creer, también ya empieza a incomodar, pues ninguna relación fluye si no hay confianza. La idea en este punto es que hayan podido avanzar muchísimo en temas de comunicación y confianza, pues aunque aún hay mucho dolor, es necesario comenzar a hablar como pareja y hacer una autoevaluación de lo sucedido y buscar alertas para ambos, para que no vuelva a pasar.

En cuanto a la confianza, yo considero que la confianza es algo absoluto, es decir, tu CONFIAS o NO CONFIAS. Uno no puede confiar un poquito o medio confiar, NO! Es como la honestidad, una persona es honesta y ya, si alguien dice ser un poquito honesto, o casi honesto, ya sabrás que no puedes creer lo que diga.

Bien es momento entonces de tomar la decisión de VOLVER A CREER. Yo sé que en los últimos meses o tal vez semanas, ya habrás logrado tener grandes habilidades como agente investigativo, pero ninguna persona se casa o tiene una relación pensando en que ese será su futuro y lo que le espera por toda la vida. Los que lo hemos vivido sabemos que eso no es tener vida. Vivir pendiente de un celular, ropa, redes sociales, salidas, etc. Nooo! Al menos yo decía: Yo no me casé para esto!

En ese momento y después de ver todo lo que mi pareja llevaba haciendo para recuperar mi confianza, decidí volver a creer, dejé mis miedos a un lado y entregué mi voto de confianza a él de nuevo. Entendí que en la vida cada persona debe hacer su parte y cada uno tiene la responsabilidad de llevar esa confianza sobre sus hombros. Es decisión de cada uno valorarla o botarla y lo que se decida tendrá sus consecuencias.

Yo había decidido entonces confiar de nuevo. Si tú quieres ser parte de ese nuevo comienzo, debes estar segura y firme de que eso es lo que quieres. No servirá si no lo haces genuinamente, pues te engañarías a tí misma y podrías terminar viviendo un infierno y si aún consideras que no estás lista, pues tómate el tiempo, pero apresúrate hay un hogar por restaurar!

5. Acciones más que palabras

Cuando se quiere recuperar la confianza, las palabras no son la mejor alternativa.

En el altar escuchaste y dijiste promesas y votos muy significativos, tales como: en las buenas, en las malas, en la salud, en la enfermedad, te seré fiel, hasta que la muerte nos separe; pero la realidad es que están en un momento en donde no fue la muerte quien los separó y las promesas se las llevó el viento, al menos de una parte.

Por ésta razón las palabras pueden no ser tan relevantes y sanadoras como muchas acciones que pueden hablarle a gritos a la persona que fue herida.

En la segunda parte de la definición de arrepentimiento dice esto:

… y el reconocimiento de haber hecho algo mal En el mismo sentido, se suelen considerar la necesidad de un cambio de conducta, de actitud, de orientación y de dirección como indicios de un arrepentimiento verdadero.[4]

Esos cambios de conducta, de actitud, de orientación, los detalles, la compañía, los abrazos, la intimidad, cada una de estas cosas harán que cada día puedas confiar más y sentirte segura. Con esto quiero decir que tu parte es CREER y permitirle a tu pareja restaurar y sanar tus heridas, ya lo decidiste! Y la parte de él es sanarte, recuperarte a ti y la confianza que tenías en él, esto incluye hacer todo lo que esté a su alcance para que esto pase.

Una vez ambos se encuentran en el mismo camino, muy seguramente sin tanto dolor, se puede entonces descubrir el flanco débil que hizo que la persona tomara esa decisión de traicionar; no con el fin de culpar de nuevo, ni con el fin de justificarse; sino con el fin de solucionar y tomar medidas en las áreas que ambos necesiten reforzar, por ejemplo: Con mi pareja tomamos el reporte de llamadas de su línea celular, cuando apenas yo descubrí la infidelidad, yo no podía ni mirar esos papeles, pero en esta instancia, repito ya sin tanto dolor, habiendo decidido confiar y dispuesta a evaluar los volvimos a tomar. Yo había visto que las llamadas con ella podían durar hasta 1 hora y las llamadas conmigo por mucho 5 minutos. En esos momentos ya le pude preguntar: ¿qué pasó? ¿por qué hablabas tanto con ella? ¿En que momento deje de ser tu amiga?, su respuesta: no lo se, tal vez ella me escuchaba, no me juzgaba, me entendía, etc. Una respuesta muy típica de alguien que es infiel, pues todas las personas cuando toman esa decisión la toman pensando en que con sus amantes todo es diferente, pero eso no es más que una mera ilusión, porque ¿adivina qué pasa cuando esa amante se vuelve la mujer? Exactamente, regresa la incomprensión.

Les comparto esto a manera de ejemplo, pues así se debe evaluar cada cosa que surja después de esta crisis, pueden ser temas de tipo sexual, financiero, familiar, en fin….. o tal vez todos, pero lo importante es hablarlo, cambiar cosas, rutinas, tradiciones, buscar ayuda en los temas que se necesite, pero sobre todo, ACTUAR! Y seguro que podrán ver cómo el terrible dolor que llegó a su hogar hace unas semanas o meses, en contra de todo pronóstico se volverá un motivo para renacer como personas, pareja, padres y seres humanos!

Para quienes estén pasando por este proceso, espero que mi experiencia pueda aportar a sus vidas y relaciones, sin duda alguna cada medida y decisión que se tome si va de la mano de algún consejero individual y en pareja, con toda seguridad será mucho más efectivo.


“La confianza se gana, cuando las acciones se encuentran con las palabras”

Chris Butler

Desde mi alma hacia la tuya

Adry



[1] www.mundoconciente.es

[2] Watchman Nee (1997), "El Evangelio de Dios", Living Stream Ministry, Diciembre 1.

[3,4] https://es.wikipedia.org/wiki/Arrepentimiento


88 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo