¿Cómo es eso de ser Feliz?

Actualizado: 2 de jul de 2019



Muchos dicen: “vuélvete una persona positiva, aleja los malos pensamientos, atrae las buenas energías, programa tu mente para ser feliz, disfruta todo lo que haces, etc.”, Y todo eso suena muy bonito y hasta pareciera fácil de hacer, pero en realidad ¿Esa es la clave para ser feliz?, ¿cómo puedo hacer que esto suceda en mi vida?.


Hoy es el día en el que les contaré cómo encontré la felicidad en mi vida, muy contrario a lo que yo siempre creí que era. Hoy es el día en donde les contaré cómo he visto a todas mis lágrimas convertirse en sonrisas, cómo he visto a todo mi dolor convertirse en consuelo, cómo he visto a toda la injustica cobrar justicia, cómo he visto a toda mi tristeza convertirse en alegría, HOY ES EL DÍA EN EL QUE LES CONTARÉ CÓMO APRENDÍ A SER FELIZ!


Días tristes, noches largas llenas de dolor, incertidumbre, tantas preguntas, soledad, ansiedad, insomnio, ¿Algún día acabaran? Sí, ¿Algún día volverán? Seguramente que también, ser feliz no es sinónimo de perfección, tampoco significa ausencia de problemas, tristeza, derrotas o dolor; ser feliz, en mis palabras, es aprender a vivir, a enfrentar y a entender que la vida está llena de subidas y bajadas, que la felicidad está en nuestra actitud y en nuestras decisiones sobre cómo la viviremos, es entender que no es lo mismo vivir esta vida sin Dios que vivirla con Él, misma vida pero presente y futuro diferentes.


Si hace 15 años me hubieran preguntado Adry ¿Cómo es eso de ser feliz? te hubiera contestado algo así:


“Ser feliz es “tener a Dios” y luchar por tus sueños en todas las áreas de tu vida, viajar, estudiar, terminar una carrera, ejercerla, enamorarte de alguien profundamente, después casarte, tener una casa, tener hijos, criar a tus hijos, darles lo mejor y seguir luchando por tus metas personales y en familia, una vez hayas logrado todo eso, podrías pensar en qué te gustaría hacer para Dios como parte del propósito de tu vida y comenzar a hacerlo pues seguramente ya tendrás una estabilidad económica que te permitirá realizar ese propósito.”


Hoy 15 años después, cuando creí que había tenido a Dios en mi vida, cuando ya viajé, ya estudié, ya me enamoré, ya me casé, ya tuve hijos, ya tuve estabilidad económica, etc., etc., pero también ya sufrí, ya me frustré, ya perdí, ya me derrumbé, ya me divorcié, ya no tuve estabilidad económica, ya descubrí la diferencia entre “tener a Dios en mi vida” y que “Él sea el todo de mi vida”, hoy 15 años después, ya sé lo que es levantarse, renacer, reinventarse y ser feliz. Así que si me preguntas si mi respuesta de hace 15 años era la correcta te diría que NO y preferiría contestarte hoy después de haber vivido estos 15 años de tantos aprendizajes…


Te dejaré 3 respuestas a esta maravillosa pregunta de ¿Cómo es eso de ser feliz?


Si quieres ser feliz…

1. Vive con Propósito

Como lo hablé en la serie completa que hice sobre identidad y propósito, muchas, por no decir todas las frustraciones que llegan a nuestra vida, llegan porque no tenemos claro a dónde queremos ir, no tenemos clara la misión de nuestra vida en este planeta, no tenemos claro qué hace saltar nuestra alma de alegría o qué hace que nuestro corazón arda con pasión y no quiera dejar de hacer cierta acción, porque sencillamente podría morir felizmente mientras la realiza.


Cuando vivimos sin propósito vamos por el mundo haciendo lo que todo el mundo hace, como dice un dicho por ahí “Pa´donde va Vicente, Pa´donde va la gente” y no entendemos que el propósito de Vicente puede ser muy diferente al de cada uno de nosotros y por ende lo que hace feliz a Vicente no será lo mismo que hace feliz a la gente. Por esta razón es que nuestra felicidad va directamente relacionada con nuestro propósito, es decir, te lo explico con un ejemplo:


Una persona un día va a África a tomar unas vacaciones pues trabaja muy duro y se lo merece; muchos colegas y amigos se lo han recomendado y esta persona no se quiere quedar atrás. Hace un Safari, tiene una experiencia inolvidable, fotos increíbles y unos recuerdos que jamás se borrarán de su mente, tiene un tiempo muy feliz y se siente realmente orgulloso por haber logrado ese viaje. Sin embargo, apenas está terminando el viaje ya comienza a buscar cual será su siguiente destino pues esos momentos de felicidad pronto tendrán un fin.


Por otro lado, otra persona que un día descubrió que su propósito era ayudar a través de sus conocimientos y habilidades, lleva meses diseñando un proyecto de acueducto casero y eficiente para lograr instalarlo en alguna aldea en África y así poder ser una ayuda para el suministro de agua de muchas personas. Finalmente un día esta persona logra ir y con la ayuda de los habitantes de la aldea instala su proyecto, les enseña cómo hacerlo para que puedan replicarlo en otras aldeas. Para esta persona ese momento es sublime!


Entonces lo que quiero mostrarles acá es que hay un mismo destino África, pero ese destino no significa lo mismo para ambas personas. Para una persona simplemente es el lugar de sus siguientes vacaciones, para la otra persona es el lugar en donde verá materializar su sueño, su trabajo de meses o tal vez años, es el lugar en donde sentirá que su alma saltará de alegría, es el lugar en donde podrá decir “misión cumplida”, es el lugar en donde muy seguramente caerán muchas lágrimas de alegría y saldrán muchas sonrisas, es el lugar al que esa persona anhelaba llegar pues tenía una misión por cumplir y eso marca una gran diferencia.


Si aun no he sido muy clara, quiero decirte que así es como la mayoría de personas viven, llegando a destinos en sus vidas, en donde simplemente llegan porque alguien más lo hizo, porque eso es lo que toca hacer o porque trae placer, y cuando vivimos nuestras vidas así, es cuando más llega la frustración y la insatisfacción y por ende la infelicidad.


Así que no vayas por la vida “Pa´donde va la gente”, encuentra tu propósito y hacia allá vete. (Si aún no has descubierto tu propósito, te invito a que leas la serie completa que hice sobre Identidad & Propósito)


En el otro escenario, la persona que tiene clara su misión y su propósito, cada día se levanta a trabajar por él, no importa que hayan días grises, muy nublados e inclusive oscuros, esa llama sigue allí y ese propósito te mantiene vivo. No importa en dónde amanezcas, si en una mansión o en una choza, amanecerás feliz porque en donde sea que te encuentres, si estas cumpliendo tu propósito te sentirás feliz porque ya entendiste que esta vida es mucho más que lograr tener una casa grande con piscina, o el carro del último año, o recorrer el mundo entero para tener cientos de fotos y subir a las redes.


Levantarte cada día sabiendo que tienes un propósito por cumplir, ESO ES FELICIDAD!


Si quieres ser feliz…


2. Vive Contento

Yo creo que si alguna palabra pudiera definir mi adaptación a mi nueva vida, esa palabra sería:


Contentamiento

Esta fue una de las definiciones que encontré…

Sustantivo femenino. Este vocabulario alude como la acción y resultado de contentar o de contentarse, como la diversión, satisfacción, agrado, regocijo, alborozo, júbilo, felicidad, entusiasmo, gozo y entretenimiento de una persona, este se le denomina también contento.[1]


En la vida tenemos tantos cambios, unos simples otros que te la cambian completamente y como en todos los cambios tenemos dos opciones: adaptarnos o rendirnos. Por supuesto que todos tenemos la capacidad de adaptarnos pero evidentemente es una decisión y es una decisión que marcará radicalmente el cómo será nuestra vida después de esos cambios, pues aunque muchos crean haberse adaptado más bien viven resignados y eso es bien diferente.


Escogí esta palabra para definir mi adaptación a mi nueva vida porque me gustó mucho esta parte en especifico: “acción y resultado de contentar o de contentarse”, subrayé la palabra acción porque estoy convencida de que el vivir contentos es una acción que cada uno de nosotros debe realizar, nadie la puede hacer por nosotros, nadie puede venir a volvernos contentos, pues finalmente somos cada uno de nosotros los que vivimos en nuestra carne, lo que nos duele, lo que perdimos, los retos que vienen y los cambios a los cuales debemos adaptarnos, la pregunta entonces es ¿Cómo vamos a adaptarnos a esos cambios?, ¿Viviremos resignados y renegando todo el día y todos los días sobre la vida que nos tocó?.


¿Saben algo? Yo decidí tomar la acción de CONTENTARME, sí literalmente, al principio me angustiaba cuando solo tenia $1 dólar en mi billetera, o me sentía mal por dormir en un colchón en el piso, o porque me sentía como una completa extraña en una tierra desconocida, o por lo que fuera que significara ese cambio en mi vida, pero cuando decidí contentarme con mi día a día, cuando decidí no mirar lo perdido sino TODO LO GANADO, cuando entendí que mi felicidad no estaba en cuánto dinero tuviera en la cuenta o en la cartera, cuando entendí que lo poco o mucho es suficiente, cuando entendí que tenía lo que necesitaba para mí y para mis hijos y que eso significaba tenerlo TODO, ese día fui feliz y desde ahí he sido feliz.


Muchos podrían decir que no es fácil, pero en realidad déjame decirte que sí lo es. Me parece mucho más difícil vivir en resignación, frustración, lamento y tristeza por lo perdido o por lo que aun no se puede tener, ¿Qué sentido tiene vivir así? A veces nos pasamos la vida anhelando tener, tener o no haber perdido y cuando nos damos cuenta se nos fue la vida y no disfrutamos lo que sí teníamos. Recuerda que a la tumba vamos todos por igual y nada nos llevamos.


“Gran remedio es el corazón alegre, pero el ánimo decaído seca los huesos”

Proverbios 17:22


Decide vivir contento con quienes tienes y con lo que tienes, ESO ES FELICIDAD!


Por último Si quieres ser feliz…

3. Vive en amor

Definitivamente expulsar todo tipo de sentimientos negativos como el rencor, resentimiento, venganza, amargura, entre otros, es uno de los grandes pasos para poder vivir en armonía y paz. Podría decir que aparte de ser un gran paso para el bienestar del alma y de la salud física, es como si fuera un requerimiento para ser feliz, pues es irónico pensar en felicidad, alegría, tranquilidad y paz si tenemos nuestro corazón lleno o con fragmentos envenenados por sentimientos o emociones que nos contaminan y que por lo tanto no nos dejan amarnos ni amar a nuestros semejantes.


En otras palabras yo diría, que la permanencia de sentimientos y emociones negativas no caben en donde está la felicidad, no me malentiendan ni crean que estoy diciendo que entonces no podremos tener momentos de tristeza, desilusión, desanimo, rencor y demás, lo que quiero decir es que cuando estos sentimientos lleguen (que seguro llegaran, pues esa es la vida), procuremos sacarlos de nosotros lo más pronto posible, pues entre más tiempo duren más tiempo tomarán de nuestra felicidad.


Una vez erradicamos de nuestra vida lo negativo, lo tóxico, es momento entonces de llenarnos de la fuente de vida: el amor, pero no cualquier clase de amor, no es ese amor humano que hoy está y tal vez mañana no. Yo en este tiempo de mi vida he podido conocer el verdadero amor, ese amor que no falla, que siempre está ahí para ti, ese amor que te abraza en tus momentos más difíciles, ese amor que ves a través de los seres que tienes a tu alrededor que te aman, ese amor que no tiene condición ni limites, ese amor que nunca acaba, ese amor que nosotros no damos pero que sí nos fue dado por medio del acto de amor más grande registrado en la historia, ese amor que es Dios.


Hace mas de 2.000 años alguien enseñó el secreto de la felicidad y acá te lo voy a compartir, estas fueron las palabras de Jesús:


“si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, así como yo he obedecido los mandamientos de mi padre y permanezco en su amor” “Les he dicho esto para que tengan mi alegría y así su alegría sea completa”…”Y este es mi mandamiento: que se amen los unos a los otros, como yo los he amado”

Juan15:10-12


El amor es la clave de la felicidad, Dios nos da un gran mandamiento que se resume en amarnos unos con otros, cuando nosotros logremos entender ese nivel de amor y permanecer en ese amor, nuestra alegría y nuestra felicidad será completa. Cuando nosotros logremos permanecer en ese amor, nos haremos menos daño entre nosotros mismos, lucharemos no solo por nuestro bienestar sino por el de nuestro prójimo también y eso, eso sí que marca una gran diferencia entre los humanos.

DIOS ES AMOR


Así que si quieres ser feliz, vive en AMOR, vive en DIOS, ESO ES FELICIDAD!


Bien, espero haber podido responderte a la pregunta del título, esta ha sido mi experiencia, este ha sido mi relato, estos fueron mis hallazgos. No vivo en una mansión, no tengo maestrías ni doctorados, no conozco aun los 5 continentes, no tengo una cuenta llena de miles de dólares, no estoy casada aún, no tengo un plan de retiro, etc., pero sí tengo un propósito de vida que me apasiona, vivo contenta con quien soy, como soy y lo que tengo, vivo en amor, vivo en Dios y sencillamente SOY FELIZ.


Desde mi Alma hacia la Tuya

Adry

[1] https://www.bibliatodo.com/Diccionario-biblico/contentamiento


58 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo