¿CÓMO COMIENZO DE NUEVO? PARTEII

Actualizado: 8 de abr de 2019


“Qué orgullo, por todas las veces que te pusiste de pie y fuiste capaz de empezar de nuevo sin pensar en el “cómo” sino en el “por quién”. Lo hiciste por ti, siempre por ti misma.”

Jarhat Pacheco



Comenzar de nuevo es tener la alegría y la dicha de tener una nueva oportunidad, se que hay muchas ocasiones, o historias en donde las personas no pidieron o no anhelaban un nuevo comienzo; pero de alguna manera las situaciones, las decisiones de terceros, los acontecimientos y en fin, la vida, los llevaron a verse en un camino diferente, muy seguramente también a haber enfrentado una crisis y finalmente a pararse y preguntarse… ¿Ahora qué hago?.


Normalmente cuando ha sido una tragedia, una fase de la vida que llegó, una transición de lugar, empleo, un divorcio, en fin, cuando ha habido una pérdida o un gran dolor que nos removió el mundo entero, es muy difícil ver un nuevo comienzo como una oportunidad. Sin embargo al igual que las crisis, las cuales nos pueden dejar hundidos en un hueco o nos pueden llevar al renacer más maravilloso de nuestras vidas, un nuevo comienzo es una gran oportunidad para escribir una nueva historia, pero también puede ser un peligro para repetir los mismo errores, repetir patrones y formas de vida, repetir hábitos y malas decisiones. Por estas razones es muy importante que tengamos claro cómo queremos comenzar de nuevo, cómo queremos utilizar o aprovechar este nuevo comienzo, ya tenemos claro que el pasado no lo podemos cambiar, pero ten siempre presente que en este punto y realmente en cualquier punto de tu vida hay algo que SÍ puedes cambiar, algo por lo que SÍ vale la pena trabajar, esforzarte, hacer cambios, buscar puntos de vista diferentes, nuevos ángulos, opiniones, etc. Ese algo del que te hablo se llama “FUTURO”.


En la vida perdemos mucho tiempo lamentándonos por el pasado, existe una palabra que usamos a diario, que nos mortifica, que en muchas ocasiones ocupa nuestra mente la mayor parte del día y que quisiéramos que existiera como una varita mágica para arreglar o cambiar lo que ya no podemos, esta bendita palabra “HUBIERA”; para mi es una palabra que causa mucha frustración, pues normalmente la usamos cuando evidentemente ya no podemos hacer nada. Siempre decimos “hubiera dicho tal cosa”, “hubiera hecho más bien esto o aquello”, “hubiera ido”, “no hubiera llamado”, “hubiera buscado”, en fin… El “hubiera” NO EXISTE, ya pasó lo que tenía que pasar, ya no dijimos, ya llamamos, ya no fuimos, ya no lo hicimos, ya no lo podemos cambiar; pero lo que sí podemos cambiar es el evitar sentir o mejor vivir en nuestra vida tanto “hubiera”.


Yo he intentado eliminar esa palabra de mi vida sobre todo en situaciones que verdaderamente después me puedan traer un arrepentimiento, es decir no es lo mismo decir “hubiera ido primero al banco que al supermercado” a decir “si hubiera ido a ese viaje mi vida habría cambiado para siempre”, hay acciones o decisiones que no llegan a alterar en gran manera algún aspecto de nuestra vida como el primer ejemplo, pero hay otras que evidentemente marcan un antes y un después, bueno para esas existe algo que aprendí en un libro que me encantó y es lo siguiente:


El hubiera es como si habláramos de una “ocurrencia tardía”, por lo tanto la autora Valorie Burton dice lo siguiente: “¿Qué pasa si utilizas tu ocurrencia tardía para mejorar intencionalmente tu premeditación?. La premeditación es lo contrario, es conocimiento oportuno; precaución; previsión” [1] . Esto me pareció increíble, ella lo habla en su libro refiriéndose a preparar nuestras respuestas para diferentes tipos de conversaciones o situaciones, pero a mi me parece maravilloso poder intentar aplicar esto a todos los aspectos de nuestra vida, creo que podemos ser más intencionales con lo que queremos para nuestra vida y con lo que no queremos, de este modo, ahora que estás a punto de comenzar tu vida de nuevo ¿qué tal si?: Investigas para conocer antes de, tomas precauciones en las decisiones antes de y prevés posibles resultados antes de, seguro que si hacemos esto tendremos menos “hubiera” en nuestras vidas y por supuesto menos frustración, cargo de conciencia y arrepentimiento en las próximas paginas de nuestra vida que estamos comenzando a escribir, es decir en nuestro presente y futuro.


Bien, entonces siendo intencionales con lo que queremos para este nuevo comienzo de nuestras vidas, seguiré hablándoles de los siguientes 3 pasos que yo di en la adecuación de mi “casita” y en el nuevo comienzo de mi vida.

4. ACCIÓN

Si recuerdan, el primer paso en la publicación anterior fue visión y decisión. Está claro que definir nuestra visión es fundamental y que el decidir hacerlo ni hablar. Pero hay algo aun más importante y radical que estas dos y es la ACCIÓN, que es realizar lo que visionaste, realizar lo que decidiste.

Hay muchas visiones escritas, hay muchos sueños en las mentes y corazones, hay miles de proyectos maravillosos en un papel, hay muchas decisiones tomadas, pero tristemente se quedaron ahí.

Sí, este paso como su nombre lo dice solo significa una cosa y es ACTUAR, ya tienes claro cómo te quieres ver, a dónde quieres llegar, ya hiciste un plan para lograrlo, ¡ahora ejecútalo!.


En varias ocasiones de nuestra vida podemos tomar decisiones pero nunca las ejecutamos, un ejemplo, decidimos hacer ejercicio, vamos y pagamos el gimnasio pero después de esto nunca volvemos, o también decidimos que este año si estudiaríamos, pero nunca vamos a matricularnos y por lo tanto no comenzamos a estudiar y así puede pasar con muchas cosas, por eso no basta solo con saber a dónde se quiere llegar, ni con tener el plan hecho para lograr llegar, las acciones son necesarias, si no ejecutamos nunca llegamos.


Bueno, en mi caso la visión de mi “casita” estaba, y el plan también, así que con la ayuda y el apoyo incondicional de mi “sensei” de la vida (mi mamá) nos pusimos manos a la obra, lo primero fue conseguir los recursos económicos, seguido de esto comencé a hacer lo que yo podía hacer por mi misma y por otro lado a conseguir quien pudiera hacer lo que requería (conocimientos profesionales).


Dentro de las cosas que yo podía hacer era organizar el espacio, botar todo lo que fuera basura, de modo que cada vez quedara únicamente lo que tenia que quedar.

En mi vida fue igual, pude ir sacando todo lo que tenia que sacar, limpiando mi mente y mi corazón. Guardé los recuerdos lindos, los que valían la pena tener de modo que quedara en mi vida únicamente lo necesario, lo bueno, lo que me sacara una sonrisa.


Hoy en día con la existencia de las redes sociales, estas se convierten en un punto más por organizar en nuestra vida, cuando hemos decidido tenerlas. Todos sabemos que en las redes solo publicamos lo bonito, los viajes, los momentos alegres, los triunfos y demás; también cuando se cambia el estatus sentimental y le cuentas al mundo entero con quien estás. Mientras vas construyendo esa vida en las redes sociales realmente es fácil, quieres subir varias fotos, información etc. Pero no pasa lo mismo cuando ese capitulo llega a su fin, es decir cuando abres tus redes y ves como tu mundo ya no es el que esta ahí, cuando son años de vivencias, de recuerdos, de experiencias que quedaron ahí plasmadas, pero que ahora son parte del pasado.


Entonces ahí empezamos nuestro quinto paso…

5. PUERTAS CERRADAS

Como ya saben, mi futura casita era un garaje, el cual tenia dos puertas gigantes para dos carros, pues bien, esas puertas debían bloquearse y taparse para que lucieran como una pared más del espacio, así que el siguiente paso fue bloquear y sellar definitivamente esas puertas, darles un aspecto de pared lo cual haría que esa garaje se dejara de ver como un garaje, esto fue algo que yo no sabía hacer y por lo tanto requirió contratar a un experto en el tema para que quedara bien hecho y hermoso.


Bien, en mi vida también llegó el momento de cerrar puertas definitivamente, creo que esto es algo fundamental para un nuevo comienzo, es muy difícil comenzar si aun dejas cosas pendientes, vínculos, negocios, temas legales, etc. Lo más seguro es que requerirás de la ayuda de alguien profesional en los diferentes temas.


En mi caso se debía hacer cierre a todos los aspectos de mis nexos en el país en donde vivía, firmar el divorcio, hacer acuerdos de lo que había, y en general cerrar y sellar por completo cualquier cosa pendiente que tuviera con mi ahora, pasado.


De igual manera llegó el momento también de cerrar todas las puertas en mi vida que me ligaran a ese pasado, acá es en donde vino el proceso de hacer el duelo por cada cosa perdida (más detalles en el post de “una luz llamada esperanza”), perdonar, sanar, expresar, tener las conversaciones que sean necesarias para hacer el cierre (si se está preparado); es decir, este paso es en el que al igual que en mi “casita” si no sellaba esas puertas y las bloqueaba para que nunca más volvieran a abrirse entonces nunca hubiera dejado de verse como un garaje; si no cerraba todo lo que me seguía ligando a mi pasado, a mi anterior capitulo no le hubiera podido escribir: fin del capitulo, y pasar la hoja para poder empezar a escribir en esas hojas vacías.


Por otro lado, es importante reconocer que hay cosas que no podemos hacer nosotros mismos, yo hubiera podido intentar sellar las puertas, pero no creo que el resultado hubiera sido algo bueno, de igual manera en ese proceso de cierre en nuestra vida, tal ves sintamos que podemos hacerlo solos, pero créeme que es mejor si puedes hacerlo con la guía de alguien profesional, en mi caso, mi profesora del seminario fue mi mayor guía y a través del estudio, de sus clases, de mis cartas hacia ella y de los libros que leí en ese semestre, pude hacer ese cierre completamente y ¡de la mejor manera!.


En conclusión, para este paso el objetivo principal es cerrar TODO lo que esté pendiente en todos los aspectos de la vida, inclusive el tema de las redes sociales que como lo acabe de mencionar en el paso anterior, así no lo queramos es algo que simboliza un cierre también en nuestras vidas pues hacen parte de ellas; para mi, hacer esto no fue tan fácil, realmente lo hice poco a poco, fui eliminando fotos que ya no formaran parte de mi nueva vida, guardé muchas para mis hijos, pues creo que son recuerdos que para ellos serán muy valiosos, también decidí cerrarlas y alejarme de ellas por un buen tiempo, y cuando sentí que ya estaba lista las retomé y comencé también a reflejar allí que mi vida había comenzado de nuevo, cambié mi estatus sentimental y bueno comenzó mi vida de nuevo también en redes sociales, jajajaja.

6. UN NUEVO COLOR

Me encantó el significado de la palabra transformación, pues significa: “Acción o proceso mediante el cual algo se modifica, altera o cambia de forma manteniendo su identidad”.[2] , me gustó mucho la parte de “manteniendo su identidad”, creo que en la vida nos pasa igual, hay muchas situaciones, procesos y transiciones que nos llevan a vivir una transformación, es decir esas situaciones nos modifican, nos alteran inclusive nos cambian, pero lo más lindo es que no nos roban nuestra identidad, nuestra esencia, nuestra alma.


Ahora, también está en nosotros decidir de qué manera nos vamos a transformar, pues así como podemos transformarnos para bien, también podemos hacerlo para mal; un ejemplo, hay personas que después de una crisis en donde hubo engaño, dolor, mentira, etc, pudieron haber decidido transformarse en alguien que nunca más vuelva a creer, que considere que uno de los cambios que le dejó la transformación será colocar un muro en su vida para no volver a ser lastimado o que haya decidido guardar rencor en contra de quien lo lastimó y de todo el que se le parezca; aunque son decisiones personales y muy seguramente sentimientos validos, este tipo de cambios, modificaciones o alteraciones, por lo general no permitirán comenzar un camino de ceros, sin dolor, sin odios, ni resentimientos, por el contrario, será como cargar con la transición y el dolor de por vida y todos los días recordar lo vivido, pues aun se sigue cargando.


Mientras que, si por el contrario podemos enriquecer nuestra identidad a través de esos cambios y modificaciones, si logramos que todo lo que se presente en ese proceso de transformación nos permita crecer, fortalecer nuestras convicciones, nuestra intensidad de amar, de perdonar, de tolerar, de soltar, de volver a soñar, en fin, nos haga una mejor versión de nosotros, podremos entonces muy seguramente experimentar lo que vive una oruga cuando creyó que era su fin, sin tal vez imaginarse en que pronto sería una hermosa mariposa, llena de colores y de algo aun más maravilloso que me fascina tendría unas alas para volar.


Bien, ya una vez hemos cerrado todo lo que nos unía a nuestro pasado, es el momento de tomar esa hoja en blanco y empezar a darle color. En mi “casita” cuando pude respirar el aire puro, cuando se sellaron las puertas y lo que era un garaje ya no parecía garaje, estaba listo para el siguiente paso, una nueva pintura, fresca, limpia, resplandeciente. Creo que en mi vida nunca había pintado una pared, así que me dispuse a hacerlo, vi por supuesto YouTube jajaja para aprender y bueno, yo misma quise pintar este lugar, recuerdo mientras lo hacia pensar: “qué lindo se ve algo cuando recién lo pintas”, “cambia tanto con solo tener pintura”, puedes sentir con cada paso del rodillo cómo vas puliendo lo que se veía mal, cómo vas cubriendo imperfecciones, cómo vas dándole aspecto de nuevo a algo usado, puedes ver cómo lo gris o amarillo por el paso del tiempo, vuelve a ser blanco y vuelve a brillar.


Bueno asimismo sucedió en mi vida, una vez hecha la visión, el plan, haber podido respirar, comenzar a ejecutar cada cosa para hacerla realidad y cerrar lo que estuviera pendiente, fue entonces también el momento de comenzar a pintar mi vida con nuevas experiencias, conocer nuevas amistades, visitar nuevos lugares, re significar vivencias, llenarme de sueños por cumplir, eliminar todos los grises de mis heridas, llegó el momento de volver a brillar o más bien en mi caso, de por fin brillar.


En este caso no fui a YouTube, pero si fui a mi creador (como siempre), Él fue quien siempre tuvo todo este plan en sus manos, ustedes no se imaginan lo que para mi fue entender y poder ver que el plan de Él había sido perfecto, que mis pensamientos ni siquiera pudieron imaginar todo lo que Él tenia para mi, gracias al haber podido entender esto, fue que pude volver a ver mi visión, fue que pude volver a planear, fue que pude ejecutar, fue que pude volver a ver color en mi vida. Qué sensación tan indescriptible es comenzar un nuevo camino, un nuevo capítulo de tu vida estando convencido de que Dios ya tiene diseñadas cada una de las páginas que escribirás.


Entonces, solo te puedo decir que no sientas miedo de comenzar de nuevo, sé intencional con lo que quieres hacer y actúa, no olvides que lo que hagas hoy no puede cambiar el pasado, pero si puede cambiar tu futuro. Tampoco olvides que el hubiera no existe, así que comienza de nuevo cuantas veces sea necesario, no sea que en unos años te encuentres diciendo “…Si en ese entonces lo hubiera intentado…”

Desde mi alma hacia la tuya,

Adry.

[1] Burton Valorie, 2016, Las mujeres exitosas hablan diferente, Editorial Portavoz, P. 82. [2] https://es.wikipedia.org/wiki/Transformaci%C3%B3n