¿CÓMO COMIENZO DE NUEVO? PARTE IV

“No digas: si volviera a empezar, haría un montón de cosas que no pude o no quise hacer. Quizás todavía estés a tiempo: atrévete”. Walter Riso


Llegamos a la última etapa de este nuevo comienzo. Hasta el momento les he hablado de 9 pasos que yo implementé en mi vida para comenzar de nuevo, después de divorciarme del padre de mis dos hijos con quien estuve casada por 10 años, y además, estar viviendo en un país diferente a mi lugar de origen.

En mi caso, la transición hacia el nuevo país y seguido de esto el divorcio, inevitablemente me hizo pasar por una crisis, ¡que digo por una crisis!; por la crisis más dura que he tenido que vivir hasta el momento y de la cual salí gracias a Dios primeramente, a los recursos que busqué para lograrlo, a la actitud asumida, a la voluntad de querer hacerlo y a las decisiones diarias tomadas. (Si deseas conocer en detalle todo esto que te menciono, lee mis publicaciones del mes pasado sobre CRISIS).


Durante mi jornada de crisis, más exactamente en la tercera y cuarta fase de la crisis en donde por fin se comienza a ver una luz de esperanza y se puede pensar en el futuro, pude replantear mi vida, mirarme a un espejo y preguntarme: ¿Y si comienzo de nuevo? Dentro de mi yo sabia que sí o sí, debía comenzar de nuevo, pero sinceramente no era tan fácil, como les describí en la primera etapa de esta serie, yo veía mi vida en un caos, sentía mucha paz, pero no podía dejar de ver un desorden infinito y ni la menor idea de por donde comenzar a ordenarlo.


Afortunadamente, surgió el efecto de cuando decides convertir una crisis en oportunidad, pude poco a poco estabilizar mi vida, mis emociones y con orgullo y valentía encontrar lo mejor de mi, levantarme y sacudirme, recuperar mi esencia, reinventarme y comenzar de nuevo.

Acá están los 9 pasos de los que hasta el momento les he hablado:

1. Visión y decisión

2. Haz un plan

3. Respira

4. Acción

5. Cierra puertas

6. Un nuevo color

7. Sueña

8. Crea

9. Cree

Creo que para ese entonces me hubiera encantado haber encontrado alguna guía que me ayudara a saber cómo organizar mi vida, por esa razón fue que decidí hacer esta serie, pues no era solo el simple hecho de volver a ubicarme en otra parte del planeta y con un nuevo estado civil, para mí eso no era como tal lo más importante, sino que en verdad quería aprovechar esa oportunidad para recomenzar mi vida, no acomodándome a lo nuevo, sino quería empezar a vivir con pasión cada cosa que hiciera, levantarme cada día y sentir que ese día sería uno más para cumplir el propósito de mi vida, esto si era comenzar de nuevo.


En alguno de los post anteriores, les decía que muchas veces la vida nos lleva a comenzar de nuevo y a lo mejor nos vamos a vivir a otro lugar, cambiamos de trabajo, cambiamos de entorno, pero en el fondo muchas veces seguimos igual, por decirlo de alguna manera, comenzamos de nuevo en cosas o factores externos, pero muchas veces nuestro interior sigue igual. Teniendo en cuenta esto, es muy importante que los cambios comiencen dentro de nosotros, debemos entender que no se trata de salir corriendo de las situaciones o lugares, debemos entender que a donde quiera que vayamos, si no soltamos, si no dejamos, si no cerramos, si no aprendemos, lo que sea que llevemos adentro se ira con nosotros y de nada servirá una nueva casa, un nuevo país, nuevos amigos, nuevo trabajo, etc. Es decir, un ejemplo de esto sería: si alguien ha perdido a un ser querido y decide irse a vivir a otro lugar en donde los recuerdos no le atormenten, vender todo, pues considera que haciendo esto su dolor será menor y podrá superar esa pérdida, déjame decirte que no bastara poner 10.000 kilómetros de distancia del lugar y de los recuerdos, para que el dolor se vaya y se sane el corazón. La persona seguramente comenzará una nueva vida en el nuevo lugar, pero en su interior ¿habrá un nuevo comienzo? ¿automáticamente se irá el dolor, por estar en un nuevo lugar? ¿los recuerdos desaparecerán? ¿el vacío se llenará? Muy seguramente no será así, es más, aparte de perder al ser querido, esa persona acaba de sumarle algo más a su vida, pues ese cambio de vida, le generará nuevas perdidas adicionales (casa, amigos, familiares, costumbres, trabajo, rutinas, etc.) No estoy diciendo que alguien no pueda hacer esto cuando pierde a un ser querido, pero en realidad no es lo más recomendable, sobre todo si antes no se ha elaborado el duelo de la perdida, sanado el dolor, asimilado la nueva realidad y una vez hecho todo esto haber decidido comenzar de nuevo desde el interior hacia fuera.


Así que, si estás comenzando de nuevo, será una dicha que ese comienzo surja de tu interior y te garantizo que se verá manifestado en tu exterior.


Como ya saben, en el proyecto de “nuestra casita” prácticamente ya estaba todo en la recta final, cada vez tenia más forma y se acercaba a la visión que había tenido del lugar; de igual manera sentía mi vida, cada vez me sentía mas segura de estar en el lugar en donde estaba, cada vez más tranquila, mi sentido de pertenencia comenzó a establecerse, tendría de nuevo un “hogar dulce hogar” para mis hijos y para mi.


En mi proyecto de vida ni hablar, las ideas cada vez más claras, tiempos y metas establecidos, ya había soñado, ya había empezado a crear, también decidí creer, pero en ese último punto, cuando decidí creer, empezaron a llegar miles de dudas, pero más que dudas llegaron los miedos. Así comienza entonces el siguiente paso…


10. VENCE TUS MIEDOS

Hablando de miedos, quiero contarles que para mi último cumpleaños el numero 35, decidí hacer algo que nunca en mi vida pensé que haría. Esa decisión rompía con todos mis esquemas, mis gustos, mi estilo vida, mi sentido aventurero, pero con lo que más rompía era con mis miedos.


Debo confesarles lo que pensé cuando estaba decidiendo qué quería hacer para mi cumpleaños y esto fue lo que pensé: “este ultimo año, pasaron tantas cosas en mi vida, que este cumpleaños no puede pasar desapercibido, así que voy a hacer algo que nunca antes me hubiera atrevido a hacer, pero aparte de eso quiero hacer algo que simbolice lo que en realidad quiero hacer con mi vida y ese algo ES VOLAR”; bueno después de esa gran afirmación resulté el día de mi cumpleaños, muy a las 7 de la mañana llegando a un centro de paracaidismo, siiii había decidido lanzarme en paracaídas.


Habían varias sensaciones en mí, por un lado me sentía súper emocionada, orgullosa de mi misma pues no me considero una persona que le guste mucho tomar riesgos, así que el hecho de estar ahí para mi era algo admirable, por otro lado los nervios, la angustia y la ansiedad me estaban acabando.


Bien, nos dieron la inducción y llegó el momento de subirme al avión. Reuní rápido a mis hijos y les dije: “quiero que sepan que quiero hacer esto porque quiero vencer muchos miedos en mi vida, en especial éste, así que espero que aprendan que en la vida, DEBEMOS ROMPER NUESTROS MIEDOS”.


Recuerdo subirme a ese avión y saber que una vez ahí, ya no había vuelta atrás y como fui la última en subirme, resulté quedando justo al lado de la puerta y, evidentemente, ser una de los primeros en saltar con mi instructor, al que ya me encontraba asegurada; por lo tanto así ya no quisiera saltar, él iba a saltar y sí o sí yo iba a tener que ir con él pues no había mas opción.


Creo que en la vida, hay muchos momentos en donde nuestros miedos salen a brillar o mas bien a oscurecer; hemos escrito nuestra visión, hemos soñado, hemos creado, hemos creído y de repente el miedo llega a hacernos echar a la borda todo lo que hemos avanzado. El miedo es especialista en hacernos dudar si verdaderamente podremos con nuestros sueños, nos empieza a recordar experiencias anteriores en donde tal vez hubo fracasos y por lo tanto hacernos pensar que es mejor desistir, nos resalta nuestras fallas, nos maximiza nuestros errores, buscando como único objetivo, que mejor no hagamos nada. Y entonces, ¿Cuál es la manera de ganarle a ese miedo?


En ingles miedo se escribe FEAR y me encanta esta frase de Zig Ziglar que dice:


“FEAR (MIEDO) tiene dos significados:


Forget Everything And Run (Olvida todo y corre) ó

Face Everything And Rise ( Enfrenta todo y levántate)”

“La opción es tuya”


Esto es exactamente lo que debemos hacer con el miedo, ENFRENTARLO, mirarlo de frente y levantarnos sobre él y decirle lo que yo me dije estando en ese avión, lo que yo me dije el día que decidí empacar mi vida en 3 maletas y dejar todo atrás, lo que yo me dije el día que decidí creer en mi propósito y visión:


“MIEDOOOO, acá estoy, a punto de hacer esto y quiero decirte que aunque te siento, que aunque me intimidas, YO seré mas fuerte que tú y hoy te rompo, pues sé, que lo único que te hará desaparecer, es que yo salte”

Y así sin más rodeos lo enfrente…


11. LÁNZATE

Cuando el avión llego a la altura indicada, recuerdo que lo único que pasaba por mi mente era: “¿Yo qué rayos hago aquí?”, “Tan tranquila que estaba allá en la tierra”, “¿En qué momento se me ocurrió esta “maravillosa” idea?, no se si éstas preguntas se les hagan familiares en algunos momentos de sus vidas, ¿tal vez cuando decidiste independizarte y creer en el sueño que tenías? o ¿quizás cuando decidiste volver a estudiar? o ¿cuando decidiste explotar algún talento que tienes?, que tal ¿Cuándo decidiste salir de tu zona de confort y buscar nuevos retos para tu vida?, bueno podría nombrar muchísimas situaciones en donde nos podríamos decir esto, pero ¿saben qué es lo increíble de que lleguen estas preguntas o afirmaciones?...


Que estas preguntas, únicamente llegan cuando ya nos hemos montado en el avión!!, cuando ya decidiste creer, cuando comenzaste a hacer realidad tus sueños, cuando decidiste creer en ti mismo pues sencillamente, de no haberlo hecho, nunca sabrías lo que se siente estar ahí y esto me parece maravilloso!!


Cuando la luz alumbró verde y mi instructor abrió la puerta, literalmente sentí que mi corazón se iba a salir, como les mencioné arriba, ya estaba tan amarrada a él que no había vuelta atrás. Bueno, lo mismo debemos hacer con nuestra visión y nuestros sueños, debemos estar tan atados a ellos, debemos llevarlos tanto a la realidad, que cuando llegue el momento de saltar no haya miedo que valga, porque sencillamente ya no hay vuelta atrás y llegó el momento de lanzarte!!


Así que establece metas y fechas, anuncia lo que harás a tus seres más cercanos o a quienes quieras llegar, imprégnate de tu sueño, respíralo, contágialo y comprométete a cumplir lo establecido, un ejemplo: si tu dices “ el 10 de Noviembre será la inauguración de mi nuevo restaurante” entonces tienes todos los meses y días anteriores a esa fecha, para lograr, contra lo que sea, que el 10 de Noviembre se inaugure tu restaurante, pues ese día, estarás en la puerta del avión, estarás tan atado a tu sueño que: sí o sí te tendrás que lanzar!!

…Y una vez te lances…


12. DISFRUTA

En cuestión de segundos, mis miedos se habían ido, te entra tanto aire a tu boca que ni gritar puedes, se siente tanta adrenalina que solo puedes vivir el momento de estar descendiendo, entonces de repente, tu instructor abre el paracaídas y comienza el momento más espectacular de esa aventura, te sientes volando en la libertad más absoluta, con una vista inigualable y ahí comienza el momento de disfrutar!!


Cuando llegué a ese momento, mis pensamientos eran otros, yo pensaba: “no puedo creer que lo hice”, “esto es lo más atrevido y arriesgado que he hecho en mi vida y es maravilloso”, “lo logré, lo logré, me lancé” “ que bien se siente”, recuerdo que no me cabía la sonrisa en mi boca.


En realidad me sentía muy feliz por haberlo logrado, como un reto de mi vida y un súper enfrentamiento a los miedos, pero creo que lo que más me alegraba era lo que eso simbolizaba en mi vida. Ustedes mejor que nadie ahora conocen el proceso que viví, la crisis que llegó a mi vida, es más, creo que les he contado mis sentimientos mas profundos e íntimos y quiero compartirles que en ese momento: no solo pude volar literalmente, sino que tal vez pude sentir lo que siente una oruga cuando ha creído que llegó a su fin, en mi vida pude sentir cómo había estado envuelta en una cascara de crisálida, siendo procesada, siendo parte de un plan perfecto de mi creador, siendo formada, o mejor transformada, para el día en que tendría unas alas para volar, para volar tan alto como nunca lo hubiera soñado!

Después de ese momento de disfrutar, cuando se está descendiendo ya en el paracaídas y has disfrutado la vista, la sensación y la experiencia tan extraordinaria, llega el momento de aterrizar, aún me temblaba todo, volví a tocar la tierra, esa tierra que anhelé no haber dejado de pisar cuando estaba en ese avión, pero esa tierra que nunca hubiera sabido que se sentía anhelarla si no me hubiera subido a ese avión.


Hoy cuando me preguntan: ¿Lo volverías a hacer? Respondo con un rotundo SÍ!!!, lo volvería a hacer! y agrego, además creo que lo disfrutaría mucho más pues ya sé lo que se siente y es simplemente de las mejores experiencias que he tenido en mi vida.


Hoy si me preguntaran: ¿Volverías a comenzar tu vida de nuevo como lo hiciste?, respondería con un rotundo SÍ, lo volvería a hacer, no cambiaría nada, pues cada momento, cada día, cada noche, cada lagrima, cada risa, me dejó un aprendizaje tan grande, que simplemente es una de las mejores experiencias que he tenido en mi vida.


Hoy si me preguntaran: ¿Volverías a lanzarte a emprender un nuevo sueño?, respondería con un rotundo SÍ y agregaría, ya me lancé una vez, así que lo disfrutaría más, pues lanzarme por un sueño, ha sido de las mejores experiencias de mi vida!!


Sé que en este post no les he hablado mucho del proyecto de “nuestra casita”, pues básicamente una vez creímos, dejamos todos los miedos afuera, nos lanzamos y al cabo de unos meses, pudimos empezar a disfrutarla. Mi hija cuando entró dijo: “Wow mami, no puedo creer que hayas logrado transformar este lugar, ahora si te creo cuando dijiste que tú sabías lo que hacías, seguido de esto pregunto: ¿nos podemos pasar ya?”


Esa foto final de “nuestra casita” la cual la pueden ver en la portada del post, ilustra perfectamente cómo quedó también mi vida después del proceso de transformación, recuerden que en el primer post les puse la foto del garaj